viernes, 16 de junio de 2017

Rosendo - De Escalde Y Trinchera (2017)

Calificación:
Tras 4 años sin lanzar un álbum de estudio, algo raro para lo que acostumbra, nuestro querido Rosendo Mercado, al que voy a permitirme bautizar, si me lo permite querido lector, como "el Rey del Rock Urbano", ha vuelto con las pilas cargadas a la carretera, lanzando "De Escalde Y Trinchera", su decimosexto álbum de estudio en solitario, que se dice pronto, o el decimonoveno si sumamos también los que lanzó junto a Leño.

Podría pensarse que a sus 63 años y con una trayectoria tan larga, al madrileño poco más le queda por decirnos y por reivindicar, pero no, no es así. Como dijo en la presentación de este disco, cada disco y letra refleja sus pensamientos y sentimientos en un momento de su vida dado, como si de una autobiografía musical se tratase. También, si miramos a nuestro alrededor, puede apreciarse que nuestro país, en lo que a política se refiere, está en un estado lamentable, con políticos que no llegan a acuerdos en nada, muchos casos de corrupción, mentiras y payasadas para conseguir un voto...en fin, nada que no se sepa.


Tras publicar en 2013 el sorprendente "Vergüenza Torera", obtener buenos ingresos de ventas con el concierto en Las Ventas (2014) y realizar una exitosa gira por territorio nacional que terminaría en 2015, Rosendo anunció una retirada temporal para coger aire y volver con más fuerza. Este punto y aparte se incumplió a finales de 2016, cuando realizaron un histórico, pero a la vez extraño (en la presentación del disco Rosendo reconoció que adía de hoy seguía sin entender muy bien cómo acabaron allí) viaje a Australia, para dar un concierto en Canberra. El motivo por el que fue: porque ser tocayo de Rosendo Salvado, obispo de las antípodas en el Siglo XIX.  

Tras esta experiencia, Rosendo puso rumbo a un pequeño pueblo de Burgos, lugar donde nació su mujer, para comenzar los preparativos para un nuevo LP junto a Mariano Montero y Rafa Vegas, sus dos fieles secuaces. Finalmente,  tras unos meses de trabajo nació "De Escalde Y Trinchera", un nuevo trabajo que tantas ganas tenía de escuchar desde el día que me enteré de su publicación.

Lejos de delegar en las generaciones futuras la tarea de luchar contra lo establecido a partir de la música, el hijo adoptivo de Carabanchel  a través de 10 canciones utilizará su envidiable capacidad para crear letras sin pelos en la lengua, abriendo fuego contra lo que le molesta de esta sociedad. No obstante, no todo será crítica, centrando algunos de los títulos en aspectos que le interesan y que ha querido tratar.

Cuando uno escucha un disco de Rosendo sabe que hay dos cosas garantizadas: letras de primer nivel, con mucho peso  social y algunas con mucho sentido del humor, y un acompañamiento instrumental sobresaliente. No es un artista al que le guste cambiar mucho su sonido y su estilo ("Son muchos años ya y lo que hago es muy básico, no aporto novedades de un disco a otro; me veía, y me sigo viendo, como que estoy fuera de lugar"), algo muy similar a Motörhead o AC/DC,  y ni falta que le hace cuando la fórmula funciona a la perfección.

Sin adelantarme a hablar aún de los temas, creo que en esta nueva entrega, el trío ha optado por una buena dosis de Rock Duro. Es un disco muy machacón, en comparación con el resto de títulos.

Sin nada más que añadir, voy a desgranar "De Escalde Y Trinchera":

Como la velocidad de la luz abre "Cúrame de espantos". Rock sin tapujos con el que la guitarra de este símbolo nacional vuelve a sonar tras unos años de ausencia. Enorme letra ("Si te hubieras protegido de la manipulación hubieras entendido que unos pican y otros no"), muy de su estilo, mezclando la ironía, el humor y la rebeldía. Instrumentalmente es una canción de 10, con buenos cambios de ritmo y un solo de guitarra explosivo.

Un afilado Riff de guitarra anuncia la llegada de "Que Si Vengo Que Si Voy",  primer sencillo del disco con una letra tan pegadiza como macarra y un ritmo machacón, cercana al poderío de bandas como Accept (especialmente en la década de los 80) o a AC/DC, entre otros. 

Lejos de suavizar la marcha, surge ante nosotros "Un Capullo En Un Jarrón", una canción que sirve para explicar perfectamente lo que es el Rock Urbano y quien es Rosendo a aquellos que se estén iniciando en el género. La letra, especialmente crítica con la política actual, la manipulación de las mentes y la incapacidad de poder quejarte. Echaba mucho de menos escuchar algo así.

Una de mis preferidas del álbum podría ser "¡Qué Bufonada!", otra rajada contra nuestro sistema y su poder para adoctrinar las mente con una cultura impuesta, así como el crecimiento del acomodamiento de los que en algún momento de su vida lucharon por cambiar todo, impidiendo  a la sociedad actual avanzar hacia algo nuevo y, probablemente, hacia algo mejor. Instrumentalmente es una canción muy curiosa por sus variaciones (¡vaya Riff se saca Rosendo a mitad de tema!) y por la aparición de una sección de viento, me atrevería a decir que de flauta travesera al más puro estilo Ian Anderson de Jethro Tull, que es algo atípico en los discos del genio de Carabanchel.

Ahora sí. "Terciopelo Herido" baja un poco las pulsaciones, convirtiéndose en uno de los temas más melódicos del disco, sin abandonar el Rock. Otra letra muy Rosendera, con gran cantidad de metáforas. Si tuviera que quedarme con algo específico de la canción, no dudaría en elegir el solo de guitarra de Mr. Mercado, gran admirador de Rory Gallagher (debe estar muy orgulloso allá donde este).

Otra de las grandes canciones del LP, y a título personal mi preferida, es "El Botillo Y La Pringá". Explosión de Rock Urbano, con un ataque a la clase política, especialmente de derechas ("poca  diplomacia y mucho patriotismo...un anacronismo de lo nacional"), aunque también hay un par de golpes para todos los partidos ("profanos y eminentes que no paran de enmendar, actitudes diferentes...charlatanes por igual").  Ole los cojones de Rosendo, siempre utilizando la guitarra y el micrófono como pistolas con las que disparar críticas. Él es de izquierdas, pero no duda tampoco en ser crítico con sus propias creencias y los que ahora las representan.  Para rematar esta enorme creación, volvemos a toparnos con otro solo descomunal.  

Lejos de levantar el pedal del acelerador entra "Soy", una canción original, líricamente identificable y magistralmente escrita, y, de nuevo, con una base instrumental soberbia, eléctrica y cambiante. Rosendo habla utópicamente de todo lo que en esta sociedad piensa que es, pero al despertar en la cruda realidad descubre que es víctima de la frustración actual en un mundo podrido que nos aleja de nuestros sueños y deseos.

Más suave es "Maldita Flojera", una canción de ritmo machacante, pesado como el Doom, pero también con matices de Rock Urbano. Líricamente seguimos gozando de la imaginación de Rosendo, y musicalmente el nivel sigue siendo muy alto.

"A pesar", en clave de Reggae, es una canción que reflexiona sobre el pasado, sobre los buenos y los malos momentos vividos, sobre el recorrido  que ha llevado, sobre los errores y los aciertos, y sobre un futuro desafiante que invita a descubrir más sobre uno mismo sobre el mundo. En el plano sonoro es una canción alucinante, con otro solo más de antología y, para la sorpresa de todos, con unos arreglos de teclado que terminan de bordar otra de las grandes canciones del disco.

Finalmente, y con posibilidades serias de convertirse, de aquí a unos años, en un himno, cierra el LP "El Túmulo", una canción más emotiva y cruda, con una letra triste y oscura letra. Si nos centramos en la música, en general la canción suena como una balada, aunque la letra no tenga tanto de la misma. Desgarradora interpretación de Rosendo con el micrófono  y con la guitarra. Y así llegamos al final de "De Escalde y Trinchera".

Antes de escuchar el disco, y basándome solamente en el primer single, pensé con bastante seguridad que esta nueva entrega del madrileño estaría un poco por debajo de "Vergüenza Torera" (para mí digno de un 7,5), pero para mi sorpresa y alegría, "De Escalde Y Trinchera", al menos a mi parecer, ha superado con creces el nivel de su predecesor, ofreciendo al oyente el lado más eléctrico de este trío, con unas letras variadas y de dientes afilados (pocos artistas escriben tan bien como Rosendo) y con una duración adecuada para el trabajo (los 10 temas se pasan volando).

Cierto que "Loco Por Incordiar", "Jugar Al Gua" o el debut homónimo de Leño,  están a otro nivel, pero este "De Escalde y Trinchera" es otro gran álbum (no interpretar el término "otro" como algo repetitivo sino como un halago) del veterano Rockero de Carabanchel que sigue estando a un nivel envidiable. Parece, y toco madera, que queda Rosendo para rato, y eso es señal de alegría para el Rock español. No dudo en poner un más que merecido 9 de nota y reafirmar que este bandido es el Rey del Rock Español.   


"Agradecido" por este discazo, leyenda    

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist