martes, 1 de noviembre de 2016

La historia de superación de Rick Allen

Rick Allen, batería de Def Leppard, es un claro ejemplo de superación en el mundo del Rock. Mucha gente desconoce la triste historia que este músico vivió el día de fin de año de 1984.

El músico iba conduciendo en un pueblo cerca de Sheffield, Inglaterra, cuando tomó mal una curva, perdiendo completamente el control y estrellándose contra un gran muro de piedra. El coche siguió volcando, y Rick, quien no llevaba abrochado el cinturón de seguridad, salió despedido por la ventana, perdiendo el brazo en ese instante. Pudo haber perdido también la vida, pero tuvo la suerte de vivir para contarlo.

Nada pudo hacer el médico que fue a socorrerlo rápidamente. Intentó conservar en hielo el brazo de Rick hasta llegar al hospital, pero este terminó infectándose y, por tanto, quedó inutilizable.
Durante esta época Def Leppard se había convertido en una de las bandas más poderosas de los ochenta con su disco "Pyromania", publicado un año antes de este suceso.

Lo normal hubiera sido que Rick se hubiera marchado de la banda para siempre. Era casi imposible que pudiera tocar la batería con un solo brazo. Pero esta historia, como hemos dicho, es de superación. Los compañeros de banda apoyaron a Allen tras ver que este en el hospital era capaz de tocar las partes de batería de las canciones con los pies. Tras 20 meses de práctica y recuperación, el batería regresó a la carretera con Def Leppard en el mítico Monsters Of Rock de Donnington.

Solo un año después la banda lanzó "Hysteria", que superó el número de ventas de "Pyromania" y les dio más fama aún.


Toda una historia de superación y de voluntad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist