viernes, 19 de agosto de 2016

ZZ Top - Eliminator (1983)

Calificación:
"El disco del Ford Coupé", para los amigos, supuso un punto de inflexión para los, ya por aquella época, famosos ZZ Top, una de las bandas más legendarias que ha dado Tejas. Tras un ensayo previo que  llevó el nombre de "El Loco", un gran disco por cierto, la banda comenzó a combinar su marcado estilo sureño con los sintetizadores, un hecho insólito para los barbudos.  La recepción de este trabajo comenzó a dividir las opiniones de los fans. Los más puristas rajaron contra la banda por "sacrificar" sus raíces. Los más abiertos veían el cambio como algo positivo.

 Es en este momento donde Billy Gibbons, Dusty Hill y Frank Beard toman la decisión de seguir fieles a la evolución que estaban desarrollando y entran en el estudio para grabar el "Eliminator". En estos tiempos la MTV comenzó a convertirse en un imperio y no tardó en sentirse interesada por publicitar a la banda tejana. Este disco tiene temas que avanzan hacia lo comercial con el objetivo de llegar a un mayor público (¡ojo que esto no quiere decir que la calidad baje!) . Para garantizar que la inclusión de sintetizadores funcionara, ZZ Top contacta con el reconocido ingeniero de sonido Linden Hudson, quien les propone rejuvenecer su sonido para triunfar fuera de las fronteras yanquis.


¿Cómo recibió este segundo trabajo  con sintetizadores los incondicionales de la banda? Al principio todo fue muy complicado. Los detractores eran mayoría. No faltó la clásica acusación que todo fan indignado hace ante un disco que no le gusta, "se vendieron". Una muletilla que muchas veces no lleva razón. Obvio que la banda estaba interesada en ganar más seguidores, pero el cambio de sonido fue una apuesta que les sirvió para bien. Además, no fue un cambio tan grande. El sonido sureño de la guitarra de Gibbons no desaparece. El tiempo les dio la razón, convirtiendo el plástico en uno de los trabajos más celebrados del conjunto.

La portada nos presenta el que, seguramente, es el símbolo que mejor representa al trío, el precioso Ford Coupé rojo de 1933. ¡Qué cochazo! En todos los videoclips promocionales que se lanzaron de este disco aparece el coche. Se convirtió en el vehículo que todo americano quería pilotar por sus interminables carreteras.

Vamos con el disco!

A más de uno se le tuvo que caer el pelo al escuchar "Gimme All Your Lovin`" por su sonido exageradamente comercial. Reconozco que a la primera escucha tal vez no resulte un tema interesante, pero una vez que lo has escuchado una serie de veces, incluyendo las versiones en directo, te das cuenta del temazo que se marcaron los barbudos para arrancar el disco. La batería inicial es un claro ejemplo de que los 80 habían empezado para la banda. El solo que se marca Gibbons parece decir "Heeey tranquilo amigo que somos de Tejas y no perderemos las raíces!". Ese estribillo pegajoso a más no poder parece irresistible en lo que se refiere a ser coreado.

Con "Got Me Under Pressure" el oyente puede viajar al pasado y disfrutar de la esencia de la banda. Puro Boogie-Rock con un rebelde Gibbons a la voz, quien canta a las mil maravillas cada verso y estribillo. Muy buen solo del barbudo. Es una de las canciones más cañeras de las que podrá presumir el trío cuando se jubile. Instrumentalmente no es complicado, pero ¿acaso es necesario que la instrumentación sea compleja para que un tema sea bueno? Absolutamente no.

El tercer tema es mi preferido, no lo oculto. "Sharp Dressed Man" es la gran composición de ZZ Top en la década de los 80. Una mezcla del Rock sureño con la influencia de los sintetizadores  y de las modas de la época. Frank Beard marca el ritmo con la batería, Dusty, con su bajo distorsionado juega a placer en cada verso y Billy se saca de la manga un Riff pegadizo para animar la cosa. El solo es, para mí, el mejor que el barbudo se ha marcado en toda su historia, combinando los slides y los licks para demostrar por qué es uno de los grandes guitarristas yanquis.

"I Need You Tonight" es seductora. Los sureños se nos ponen provocadores y se sacan de la barba este sobresaliente tema. Una balada hardrockera de mucho nivel, donde Gibbons saca su lado más romántico. De nuevo, para no perder la dinámica, Gibbons se marca dos señores solos que pueden presumir de contar con los acompañamientos de un bajo bastante notable de Dusty. Otra de las grandes del disco pese a que no obtuviera tal reconocimiento por los fans de la época.

El lado más pillo y guarrete del conjunto llega con "I Got the Six". No hay más que escuchar ese "I got the six, give me your nine" para entender el significado de la letra jajajajaja. La voz de Gibbons es rara. No es la tonalidad a la que nos ha tenido acostumbrado, pero bueno, canta bastante bien. El tema es bastante cañero, fresco y frenético, con un solo bastante acertado por parte de Gibbons. Muy buena canción.

Turno de "Legs", todo un clásico de la banda. Es otro ejemplo de la versión ochentera de estos máquinas. Bastante comercial y sencilla para el oído. Personalmente no la pondría ni en el Top 3 del disco. Gibbons canta bastante tranquilo, llegando a desgarrar bastante la voz en algunos momentos del tema. Creo que el gran héroe del tema es Beard, que lo borda en la batería marcándose una gran pista por su parte.

Más de uno tuvo que sentirse extraño con el sonido de "Thug". Un tema que combina el Jazz con algo de New Wave, siempre con una pequeña porción de rock. Hill sorprenderá al oyente con momentazos de solista con el  bajo, demostrando su valía con las 4 cuerdas. Un tema que, pese a ser completamente diferente, me parece bastante interesante. Opino que tendría que haber durado un poco menos. El final cansa un poco.

"TV Dinners" sigue un poco con el estilo ochentero. Un riff cortante bastante chulo es el que marca el ritmo de todo el tema. Los sintetizadores siguen estando presentes.  Es un poco monótona en algunos instantes, pero no llega al punto de ser cansina. Un corte que puede presumir de tener un buen solo de Gibbons.

Se agradece bastante que el siguiente tema sea más cañero y energético. "Dirty Dog" es rockera. La voz y la guitarra de Gibbons vuelven a hacer un gran trabajo. Sobra decir que en esta canción siguen apareciendo sintetizadores. El solo luce diferente, en sentido positivo, al sonar tras un fondo espacial creado por sintetizadores. Un gran tema que sirve para animar al oyente, especialmente cuando Gibbons se pone a ladrar jajajaja.



Más bluesy es "If I Could Only Flag Her Down". Muy fiestero. En este estilo  ZZ Top es garantía de calidad de la buena. Señor tema de la vieja escuela, donde el maestro Billy se mantiene constante en lo que a solos épicos se refiere. Poco se ha hablado en la historia de la banda de este tema para lo bueno que es...

"Bad Girls" se inicia con un Gibbons intenso que nos pregunta si estamos listos. De las mejores del disco. Caña  de la buena con claras influencias del rockabilly más clásico. Instrumentalmente es gloriosa con esos juegos de licks, slides y punteos que tan bien siempre ha sabido hacer el maestro de Tejas.  Una elección perfecta para cerrar el disco y dejarnos un gran sabor de boca.


Conclusión de "Eliminator": Un disco en el que la banda asumió riesgos. Afortunadamente, la fortuna estuvo de su lado y las críticas positivas fueron creciendo. La parte inicial y final del disco es buenísima. Mucho nivel en los temas, encontrándonos con composiciones bastante experimentales y otras más fieles a la tónica de la banda. Tal vez el intermedio contenga algún que otro tema que sea más difícil de escuchar. Merece 4 estrellas y media y nuestros respetos para la banda por ser fieles a sus ideas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist