martes, 18 de julio de 2017

Creedence Clearwater Revival - Creedence Clearwater Revival (1968)

Calificación:
¡Ay la Creedence! ¡Qué poquito nos duraron pero cuánto nos maravillaron!

Pese a la brevedad de su actividad (1967 a 1972), si no contamos alguna aparición esporádica), la banda liderada por el carismático John Fogerty, uno de los artistas más grandes que nos han dado los Estados Unidos de América, no necesitó más tiempo para ganarse la mención de “inmortales”. En esta entrada reseñaré el álbum por el que todo comenzó, lo que confieso que me hace sentir cierta responsabilidad. Prometo hacerlo lo mejor que pueda:

Pese a que antes de su salida la Creedence ya había lanzado algún que otro single bajo el nombre de The Golliwogs, fue con este homónimo debut como los hermanos Fogerty y sus matones se dieron a conocer poco a poco por toda América. Sería un año más tarde cuando la banda viviría su mayor etapa de gloria, lanzando ni más ni menos que 3 discos en menos de 365 días (¡toda una hazaña!). Antes de que eso ocurriera fue este “Creedence Clearwater Revival” el que comenzó a llenar las viejas tiendas de discos.

Si uno se detiene a leer los títulos y los compositores del LP rápidamente se dará cuenta de que son muchos los temas que no fueron compuestos por el cuarteto, sino que son versiones, algo a lo que muchas bandas han recorrido en sus inicios. No por ello, como veremos, este es “un disco tributo”, sino que la banda llevará a sus terrenos esas canciones, aplicándoles un lavado de cara descomunal.

En el análisis “tema a tema” que, a continuación, voy a hacer, me detendré, primero, en las versiones y, después, en las canciones originales.

No se puede empezar de una manera más elegante.  Screamin’ Jay Hawkins tuvo que quedar realmente orgulloso al ver como la Creedence versionaba su gran “I Put A Spell On You”, y prácticamente la hacían suya. Fogerty saca a pasear su variado y sensible registro vocal. Las guitarras, especialmente en el solo, suenan muy emotivas. Diría que es la mejor versión que se ha grabado, pero hace unos años el siempre presente Joe Cocker también decidió rendir tributo a Screamin’, resultado una obra maestra que recomiendo a todo lector/a de esta reseña.

Aunque fue Dale Hawkins su compositor, la versión más famosa de “Susie Q”, con permiso de su creador y de los Rolling Stones, es la de la Creedence. Mucho más pausada que la de “Sus Satánicas Majestades”, en clave de Blues y con muchos efectos, como la distorsión en la voz de John en algunos instantes o la reverberación de las guitarras en algunos compases. Fogerty da una pequeña lección con su guitarra, haciendo parecer fácil esto de hacer música.

 La última versión que encontraremos en el disco es un cover de “Ninety-Nine And A Half (Won't Do)” de Wilson Pickett, que cuenta con aspectos que llaman la atención como el uso de un cencerro por parte de Doug Clifford, aunque quien merece una mención especial es John y su voz, algo más cercana a la del genial Robert Plant.  Instrumentalmente vuelve  a deslumbrarnos la banda, dejando claro que el hacer versiones no es nada malo, sino una oportunidad para tratar de añadirle a versiones originales algunas cosas nuevas que puedan, incluso, mejorarlas.

Lejos de quedarse solamente en grabar versiones, el quinteto tenía preparadas un par de sorpresas originales para su primera entrega. “The Working Man” es uno de esos trallazos. Country-Blues de primera categoría, especialmente gracias al punteo de la guitarra de John Fogerty. Como buena banda americana de los años 60, no podía faltar un Blues de la vieja escuela, en este caso “Get Down Woman”, siempre con esa pizca de magia añadida que la banda siempre imponía a sus composiciones. “Porterville” es más cercana para el oyente, gracias a la atmósfera más rockera con algunas pinceladas de Pop. Las guitarras, especialmente la de John, suena especialmente bien cada vez que realiza un punteo. “Gloomy” rompe un poco con el estilo desarrollado en el LP, sonando más fiel al Rock Psicodélico (no hay más que escuchar la guitarra), aunque no por ello podremos disfrutar de un grandioso Fogerty a la voz. La última de las composiciones originales es “Walk  On The Water”, una canción oscura, con un sonido algo más triste de lo normal, también con ciertos guiños al Rock Progresivo, y con una instrumentación soberbia, especialmente por parte de las guitarras y de la batería de Doug Clifford.

La reedición de 2008 sacó a la luz dos temas inéditos, “Before You Accuse Me” y “Call It Pretending”, además de dos versiones en vivo desde el Fillmore de “Ninety-Nine and a Falf (Won’t Do)” y “Suzie Q”.


Creo que más o menos todos los fans coincidimos al decir que este no es el mejor trabajo que editaría la Creedence, pero desde luego también habría acuerdo al valorar positivamente los ocho temas que componen este LP. Los 3 discos que saldrían a año siguiente subirían mucho más el nivel. Yo, tras meditarlo mucho tiempo, he de confesar que mi preferido es el “Cosmo’s Factory” (1970), pero este debut me sabe a gloria cada vez que lo escucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist