viernes, 10 de marzo de 2017

Rush - Rush (1974)

Calificación:
Tenía muchas ganas de rescatar en el Blog este curioso álbum que, tristemente, ha quedado en el olvido con el paso de los años. Se trata del debut homónimo de Rush, una de las bandas más grandes que ha dado Canadá, mundialmente conocidos por composiciones como "2112", "Tom Sawyer", "Limelight" o "Fly By Night", entre otras muchas. No obstante, para analizar este primer disco de estudio, como suele pasar, debemos remontarnos a la vida de estos artistas "antes del éxito".

Corría el año 1974. Por aquel entonces, esta banda ya tenía 6 años de vida. La inicial formación compuesta por Alex Lifeson (guitarra), Jeff Jones (bajista y cantante) y John Rutsey, solamente duró dos semanas, ya que Jones fue sustituido por un joven y talentoso amigo de Alex llamado Geddy Lee (¡LEYENDA!), quien había cedido su equipo a Jones para el primer concierto de la banda. Las presentaciones de la banda, que no tardaron en llamar la atención de numerosos amantes de la buena música, consistían en una buena selección de potentes versiones de algunos de sus ídolos, como Hendrix, Crean o Iron Butterfly. Ray Daniels, joven promotor de la  época que había quedado prendado por la fuerza que aquellos tres jóvenes desprendían sobre los escenarios, les dio una  importante oportunidad que no desaprovecharon: abrir un concierto en Toronto de New York Dolls.

Poco a poco Geddy, Alex y John comenzaron a construir un bloque sólido que derivó en la salida de un primer single, "Not Fade Away", una versión de Buddy Holly. Pese al poco éxito que este tuvo, la buena fama que habían ganado gracias a sus conciertos convenció al mencionado Ray Daniels para financiar la producción del primer LP del grupo. También contaron con la ayuda económica de Terry Brown, productor de bastante fama en Canadá por aquellos tiempo. Fue así como el 1 de marzo de 1974, el mundo conoció a Rush. Este debut, si bien no gozó de gran popularidad, nos mostró el lado más rockero de Rush, una banda que pronto acostumbraría a crear composiciones muy cuidadas, con tintes progresivos y muy diferentes a lo que el disco del que os estoy hablando ofrece. No hay un disco en su amplio catálogo más cañero que este debut.

Si eres fan de Led Zeppelin o la Grand Funk, este es tu disco. La crítica especializada, muy equivocada como casi siempre, no tardó en describirlos como "una vulgar imitación de Led Zeppelin". Obvio que se parecían a Robert Plant y compañía. Al fin y al cabo, el Hard-Rock nació a partir del sonido de aquellos 4 maestros, por lo que no era raro que el sonido de todas aquellas bandas se parecieran en algo.  

Con solo escuchar "Finding My Way" nos daremos cuenta de lo extraño, pero a la vez tan bueno, que es este debut. Corte que nos deja sorprendido ante esta versión tan atípica de una banda caracterizada por su sonido progresivo. Rock del duro para darnos la bienvenida a un viaje que no tiene desperdicio. La guitarra de Lifeson echa humo con ese Riff tan repetitivo y frenético. Geddy lo borda en la voz, alcanzando unos tonos agudos escalofriantes. La emoción que nos generará el primer corteaumentará considerablemente con la llegada de "Need Some Love" y sus cambios de ritmo, donde el frenetismo de los versos vendrá acompañado por unos estribillos más suaves (¡aquí sí se parecen a Led Zeppelin en todos los aspectos!), para terminar volviendo a acelerar la marcha. Destaco también el breve solo de guitarra que mi respetado Lifeson nos vuelve a obsequiar, aunque el papelón de Rutsey y Lee es también admirable.

¡Cómo suena el bajo de Geddy en "Take a Friend"! Siempre he defendido la técnica de este peculiar personaje con las cuatro cuerdas (¡uno de los mejores de la historia!). Canción muy interesante, especialmente en el aspecto instrumental, si desmerecer el plano vocal. De nuevo, Lifeson me deja en shock con su solazo de guitarra, aunque su gran momento llegará en unos momentos. Recomendadísima escucha de este corte.

Menos enérgica que las predecesoras es "Here Again". Precioso corte con reminiscencias del Blues de los 50, donde la banda nos muestra su lado más íntimo y emotivo. Vuelvo a resaltar el plano instrumental, ya que podremos disfrutar de una combinación muy atrayente de guitarra acústica y eléctrica, la cual se cimenta sobre una percusión correcta y un bajo omnipresente. Sin ser uno de mis cantantes preferidos, Geddy logra ponerme los pelos de gallina en este tema, llegando a notas muy altas.  ¡Temazo!

Se acabó la suavidad. Volvemos a toparnos de frente con los Rush más machacones gracias a "What You`re Doing". Pura dinamita dedicada directamente a los amantes del Hard-Rock/Heavy Metal más puro y crudo, así como a los fans de Sabbath o Led Zeppelin. La guitarra de Lifeson, aunque suene ya repetitivo, sigue haciéndonos disfrutar de  enormes solos y Riffs. Sobresalen en este tema ciertos instantes determinantes donde la guitarra y el bajo se unen interpretando una escala a gran velocidad. Por temas así me cuesta entender lo poco que se ha valorado este discazo.

Una de las composiciones que más gustaron a la crítica fue "In The Mood". Muy buen Hard-Rock, aparentemente simple, que siempre es garantía de enganchar a la fanaticada. Lo mejor de la pista, desde mi punto de vista, es el estribillo, que suena fiestero y coreable. No por ello voy a olvidarme de resaltar el breve solo de guitarra que suena maravillosamente bien.

"Before And After" empieza aparentando la llegada de una balada suave, melancólica y, en algunas ocasiones, incluso lacrimógena, pero nada más alejado de la realidad. La batería se arranca y nos topamos con una animalada de composición (de mis preferidas de todo el plástico), donde podremos DISFRUTAR con mayúsculas de 3 músicos de primera categoría, que nos darán una lección de cómo se debe hacer Rock duro. Todo suena increíblemente bien. ¡De escucha obligatoria!

Para el final, el trío canadiense se tenía guardado en la manga su mejor as. "Working Man" es EL TEMA. 7 minutos de pura gloria rockera, donde el conjunto suena rebelde. Es una composición mucho más pesada que las anteriores,  donde la guitarra de Lifeson suena inicialmente mucho más pesada, como si del mismísimo Tony Iommi, Guitar God de Black Sabbath se tratara. A partir del 2:05 llega el mejor instante del disco. Lifeson coge su púa y se marca uno de los mejores solos de guitarra que servidor ha escuchado en su vida, muy en la onda del mencionado Iommi, jugando con los trastes como si fuera algo fácil. Lifeson es otra bestia cuya técnica siempre ha quedado en segundo plano, siendo infinitamente mucho mejor que algunos guitarristas tan afamados como Slash, sin ir más lejos. Enormes Geddy y Rutsey durante el famoso solo, aportando una sólida base de bajo y batería que siempre me ponen los pelos de punta.  No oculto que es una de mis canciones preferidas. Por todo lo alto se termina esta pequeña joyita del Hard-Rock.

Pese a la limitada fama que el disco obtuvo en sus primeros meses de vida, la emisora de radio WMMS (Cleveland), comenzó a pinchar con frecuencia algunos temas del disco, aunque fue "Working Man", la más pinchada y, también, la que más enganchó a los seguidores del Hard-Rock y el Metal, tanto por su calidad instrumental-vocal como por su comprometida letra con la clase obrera. Esto permitió que el disco fuera relanzado a través de Mercury Records en Estados Unidos, logrando llegar al puesto 105 en Billboard, consiguiendo posteriormente el Disco de Oro. Tristemente, poco tiempo después de salir este álbum, Rutsey abandona la banda por culpa de su diabetes, la cual imposibilitaba que actuara en directo. Su sucesor sería Neil Peart, quien pocas presentaciones necesita, y con la cual se conformó definitivamente la formación más famosa de Rush.

No me gusta comparar este trabajo con el resto de los trabajos de Rush, ya que es algo diferente. Decir que es mejor, peor o igual que "Fly By Night", Moving Pictures" o "2112" es imposible porque no suena como esos. Pese a no ser ningún referente dentro del género, ni haber sido alabado como se merece, mi nota es de un merecidísimo, aunque sorprenda a alguno que otro, 9. Le podía, incluso, haber puesto más nota, pero el 10, aunque me niegue a compararlos, se lo dejo a esos 3 mencionados trabajos que fueron la cumbre compositiva de este legendario grupo.

Esta reseña va dedicada a mi amigo twittero Rudy García, quien me pidió que reseñara este disco hace un par de días ;) 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist