jueves, 19 de abril de 2018

Lucifer's Hammer - Time Is Death (2018)

Calificación:

En un intento de seguir reivindicando alguna que otra banda actual de mucha calidad que merece nuestra atención, en esta entrada he querido reseñar el nuevo trabajo de los chilenos Lucifer’s Hammer, una banda inspirada en el sonido de algunas de las bandas más reconocidas de la NWOBHM.

A modo de pequeña presentación de nuestros protagonistas, el proyecto surge en 2012 bajo el deseo de Hades y Titan de formar una banda a través de la cual pudieran resucitar el espíritu de bandas  de Metal tanto de los 70’s como de los 80’s. Un año después, en 2013, se gesta “Night Sacrifice”, primera demo oficial del grupo que, rápidamente, trajo consigo numerosas ofertas para tocar en vivo, así como despertó el interés de varios sellos discográficos. Solo tres años después ve la luz “Beyond The Omens” (2016), su primer LP bajo el sello americano Shadow Kingdom Records, quienes también editan su siguiente EP “Victory Is Mine” (2017).   La llegada del 2018 ha traído consigo un nuevo álbum de estudio titulado “Time Is Death”, que reseñaré ampliamente ahora, bajo el sello Stormspell Records y que se encuentra disponible en CD.

“Time Is Death” se compone de siete cañonazos de elaborado Heavy Metal que gustará a todo aficionado del sonido más añejo, aunque también es muy disfrutable para los que se decantan por un sonido actual. A veces es objeto de crítica (no es mi caso) el hecho de que muchas bandas actuales centren su sonido en imitar a “las clásicas”, ya sea porque no muestran originalidad (vuelvo a insistir en que no me identifico con este argumento) o porque simulan una banda a tributo. Creo que todas las bandas, incluyendo las más extrañas que se te puedan ocurrir, tienen de forma directa o indirecta, sus raíces en las bandas pioneras del género. Así que invito a todo aficionado metalero a acompañarme en este análisis del nuevo disco de Lucifer’s Hammer, a escucharles, a entrar en sus páginas oficiales y a aventurarse a escuchar otras bandas que, como ellos, quieren hacerse un hueco en la escena actual.

El disco da inicio con la homónima “Time Is Death”, un tema que presenta grandes similitudes sonoras con el trabajo anterior. La sorprendente apertura   al más puro estilo Maiden da paso a una sección de versos que recuerdan a algunas canciones del memorable “Walls Of Jericho” de Helloween. Sobre el minuto 3:35 se inicia un gran instrumental, en el que se suceden ritmos cambiantes y exigentes de una destreza de la que, afortunadamente, estos músicos están dotados.  Primer tema, primer acierto.

“Prisoners Of The Night” vuelve a recordarme a la primera placa de Helloween, tanto en materia instrumental como vocal. Pese a que su duración es notablemente menor que la del primer corte, estamos ante una canción que se basta de tres minutos para dejar muy buen sabor de boca. Metal acelerado con un estribillo peligrosamente adictivo y con un nuevo intermedio instrumental sobresaliente, con, una vez más, nuevos guiños a “la doncella”.

Me gusta el dramatismo de “Shades Of Darkness”, con  una instrumentación más estática durante los versos para dar más protagonismo a la voz de Hades. Posteriormente, superados los dos minutos, sí podremos disfrutar de otro instrumental muy trabajado, especialmente en la sección de guitarras y bajo, en la que disfrutaremos de diversos cambios de ritmo que lo hacen impredecible.

Turno de “Garapuña” (no confundir con la refrescante bebida cubana llamada garapiña), uno de los platos fuertes de este “Time Is Death”. En resumidas cuentas estamos ante una exhibición instrumental de cinco minutos en el que el trío saca a relucir su más que  apreciable técnica. Cuando te encuentres gente que afirme que el Metal ya murió, ponle temas así para convencerle que está en el error.

A nivel personal, “Lady Dark” es mi predilecta del disco junto a la primera pista. Tanto esta como “Traitos Of The Night”, cuyo título guarda notables similitudes con la segunda pista del álbum, ofrecen una dosis de Metal fiel al sonido de la NWOBHM, con ciertos guiños a bandas como los ya mencionados Iron Maiden o Helloween, pero también a Diamond Head o Angel Witch. Los versos vuelven a emanar dramatismo y mucha rabia, emociones que se mantienen vivas durante los estribillos (mucha atención al de “Traitors…”) y los intervalos instrumentales que tan buen sabor de boca dejan. 

Llegamos al final de este disco con “Dreamer”, con sus casi siete minutos de duración. Tras darle una serie de escuchas he de decir que me ha convencido bastante y creo que rompe un poco con el patrón clásico de su sonido para construir un tema de Metal más contemporáneo.

Una vez finalizado “This Is Death” se puede concluir que es un álbum que, si bien su sonido resucita el espíritu de leyendas del Metal como las que se han mencionado a lo largo de la reseña, muestra a una banda muy consolidada, con madurez y muy buen hacer. Se llevan mis cuatro estrellas.

Dejo, a continuación, dos enlaces para que puedas seguirles la pista por sus webs oficiales ;)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist