sábado, 2 de junio de 2018

Ghost - Prequelle (2018)

Calificación:

Creo que pocas presentaciones hacen falta a estas alturas para una banda del talante, y talento, de Ghost, uno de los grupos contemporáneos que más han crecido en los últimos años, convirtiéndose en todo un referente dentro del género y que acumula a sus espaldas una amplia legión de seguidores que va en aumento. También, como todas, tiene sus detractores pero es mayoritario el grupo de fanáticos.

¿A qué se debe esta fama?

Pues fundamentalmente a la imaginación de Tobias Forge, una de las mentes más curiosas que ha habido en el Metal de los últimos años. El sueco encarnó hasta “Meliora” a tres líderes diferentes del grupo, conocidos como Papa Emeritus I, Papa Emeritus II y Papa Emeritus III, tres personajes diabólicos con los que se ha desarrollado una parodia-satírica sobre las sucesiones en la Iglesia. Con el lanzamiento de cada álbum, Forge ha optado por eliminar al Papa que estaba en ese momento, a modo de introducir al siguiente. Este fenómeno no ha sido ajeno en “Prequelle”, aunque de eso os hablaré un poco más tarde.

Además de toda la parafernalia ajena a la música ya mencionada, Desde “Opus Eponymous” hasta “Meliora” el grupo ha crecido y evolucionado desarrollando una soberbia mezcla de Heavy Metal y Hard-Rock (las influencias de Blue Öyster Cult y Black Sabbath me parecen más que obvias) que los convierte en una banda interesantísima.

No voy a pararme en las críticas clásicas hacia ellos como las que afirman que su fama se debe a tocar algo “que ya está inventado” o las que los califican de haberse suavizado con el transcurso de los tiempos (no lo creo realmente, ya que las raíces sonoras siguen presentes, aunque sí hay una evolución en el sonido que le suele ocurrir a la gran mayoría de las bandas, pero que a mi parecer no es negativa en este caso).

Los últimos tiempos, aunque todo parece que ha sido positivo para el grupo, han venido cargados de problemas para Tobias Forge, quien fue demandado por los cuatro músicos que compartieron escenario con él en Ghost durante un par de años, reclamándole una mayor suma salarial que la que tenían, cuando, según el propio Forge, ellos simplemente han sido músicos que interpretaban las obras creadas por él (no voy a entrar en debates, solo dejo la información). Esto ha provocado, como era de esperar, que la nueva formación de Ghost cuente con un nuevo arsenal más numeroso de músicos  sobre el escenario que, atendiendo a los primeros shows de la nueva gira, parecen superar en calidad instrumental.


Sobre el nuevo  líder. En 2017, durante la presentación de la banda en Gothenberg (Suecia), un par de misteriosos hombres se llevaron al Papa Emeritus III del escenario, apareciendo en escena Emeritus Zero para anunciar nuevos cambios en el futuro. Fue a principios de abril cuando el mundo conoció al Cardinal Copia, un personaje presentado con un carácter más extrovertido y vacilón que los anteriores Papa Emeritus. Reconozco que al principio me costó aceptarlo porque sentía que la oscuridad de Ghost había muerto para dar paso a una especie de comedia, sentimientos que desaparecieron en cuanto vi el videoclip de “Rats” (lo describo más a fondo posteriormente) y las primeras presentaciones de la banda. Es un personaje extraño, pero que se ha ido ganando el respeto de los fans, aunque Tobias se ha mostrado un tanto misterioso a la hora de hablar sobre el futuro del Cardinal.

Como no podía ser de otra forma, dado los antecedentes en este ámbito, la portada de Ghost vuelve a despertar motivos de análisis. Como es sabido por mucho, estos suecos suelen introducir numerosas referencias en cada portada, como por ejemplo en la de “Opus Eponymous” que hace un guiño a la película “El Misterio de Salem’s Lot” (1979), el álbum “Infestissuman” a “Amadeus” (1984), “If You Have Ghost” homenajea a “Nosferatu El Vampiro” (1922), “Meliora” a “Metropolis” (1927) o, finalmente, el single del tema “Cirice” a “El Silencio De Los Corderos” (1991), aunque hay otras muchas. En este “Prequelle” hay dos referencias fundamentales:

1- La catedral, la presencia de un personaje en el centro de la imagen, las enormes alas que se despliegan a ambos lados de la imagen, la presencia de dos cruces (derecha) y de la parca (izquierda) recuerdan al EP de Sepultura titulado “Bestial Devastation”. Es más que sabido el amor por el Metal extremo y el Death Metal de Tobias Forge (de hecho tuvo una banda llamada Repugnant), así como por Sepultura.

El disco comienza poniendo toda la carne en el asador con la tétrica introducción instrumental titulada “Ashes” y su ascenso de intensidad progresivo entre teclados, riffs (que son una continuación del tema “Spöksonat” de su anterior álbum) y  la voz macabra de una niña (que es la hija de Tobias), para dar paso a “Rats” (me declaro fanático de este), tema que destaca por una sección rítmica poderosa construida a base de buenos riffs y un experimentado Tobias Forge, ahora bajo el papel de Cardinal Copia, que ofrece una actuación vocal acertada. La fuerza de los versos da paso a un puente más pausado que amenaza constantemente con romper, hasta llegar al sencillo pero extremadamente buen estribillo que se ha sacado el conjunto sueco (me encanta la agresividad con la que Tobias escupe ese “Rats!”, así como los coros femeninos que nacen después). El solo de guitarra, así como el punteo muteado (es el riff de "Ashes") que cierra la canción termina de bordar el primer plato del álbum. Tal vez recuerde un poco al sonido de “Meliora”. En el aspecto lírico, aunque el videoclip y el protagonismo de las ratas hagan presagiar que alude a la peste, realmente Tobias dedica la primera letra del álbum (y no es la única) a los antiguos miembros de Ghost y la guerra judicial que han tenido en los últimos tiempos. En palabras de Tobias a Ultimate Classic Rock:



 "Tanto como yo soy un defensor de la cultura de denuncia en la era moderna, y por supuesto que  creo que las cosas que son malas para el mundo deberían estar expuestas. No estoy seguro de que fueran las formas adecuadas en mi caso. Toda esa gente simplemente....gritando ... Muchas personas tienen opiniones basadas, no en hechos, sino rencor. Hay personas a las que les encanta destruir a otras personas. Me entristece admitir que creo que en cualquier civilización, la voluntad de destruir a otras personas, es algo innato en algunas personas ".


Me gustaría volver a incidir en el videoclip de “Rats”, ya que llegó a despertar muchas críticas por el hecho de mostrar al nuevo líder de Ghost bailando cual Fred Astaire, cuando realmente contiene numerosas referencias de gran interés. Al inicio del mismo puede verse como Copia prueba restos de comida de un tenedor en un restaurante lleno de ratas, para, poco tiempo después comenzar a bailar. El aspecto del baile supone un guiño a la coreomanía, San Vito o enfermedad del baile de la Edad Media, en la que cientos de personas, debido a la histeria colectiva, comenzaron a bailar como posesos durante días sin poder parar, muriendo progresivamente. De hecho, en el vídeo hay un instante en el que Copia intenta sentarse para dejar de bailar, pero sus piernas y su subconciente lo obligan a seguir danzando. Otro detalle es la aparición de un caballo blanco al final del vídeo, que podría suponer una referencia al caballo blanco de uno de los 4 jinetes del apocalipsis (este jinete fue el encargado de propagar el evangelio, lo que podría ser una referencia a la propagación a la que alude la letra y de la que hacía mención anteriormente Tobias).


Lejos de levantar el pie del acelerador, se presenta ante nosotros “Faith”, que bien podría ser el corte más oscuro de todo el álbum, así como uno de los mejores. Tras una introducción punteada, se abren paso unos versos con cierto sabor a “Cirice” en los que podemos disfrutar de un pletórico Cardinal Copia a la voz. Rápidamente entraremos en un puente con gran peso de dobles voces y,  de repente, un estribillo machacón, marcado por tres golpes de caja. Los dos solos de guitarra también pueden destacarse.



Mucha atención a “See The Light”, una de las piezas más curiosas del LP por su sonido más actual, con una presencia considerable del piano y un destacadísimo estribillo. De nuevo Tobias vuelve a acordarse de los que fueron sus compañeros con versos  como “he hecho amistad con muchas ratas” o "de todos los demonios que he conocido, ninguno puede compararse contigo" en un tema que, como él mismo ha dicho : "Creo que es una canción que se puede aplicar a cualquier situación en la que estés rodeado de enemigos. Realmente, es una canción sobre redistribuir  la ira y la negatividad".


La calidad sigue vigente con “Miasma” otra de las sorpresas más agradables del álbum. Tema de principio a fin instrumental, con mucho peso de los teclados y sintetizadores (se nota una influencia apabullante del Rock Progresivo), la mejor pista de batería de todo el trabajo, solos de guitarra notables y, ya puestos a la locura, un solo de saxofón (sí, he dicho de saxofón) en la parte final que encaja perfectamente con el planteamiento del tema.

He oído y leído de todo sobre “Dance Macabre”. Desde que es el mejor tema de Ghost en toda su trayectoria hasta que es digno de una sola escucha. Mi opinión no coincide ni con uno ni con otro. Es una canción agradable, sencilla, con un estribillo bueno, aunque algo repetitivo, una letra fantástica (contiene juegos de palabras como “bewitch you”) pero que no aspira a ser la mejor del LP, ni la mejor en la carrera de los suecos (hay demasiados temazos firmados por Tobias como para otorgarle esa mención a la “danza macabra”). En el videoclip (sencillo pero curioso) han participado numerosas caras conocidas del Metal como Kirk Hammett, Charlie Benante, M. Shadows, Phil Anselmo o Chino Moreno, además de un par de luchadores de WWE y MMA.

Si tuviera que elegir el mejor tema de “Prequelle”, ese sería “Pro Memoria”, la gran balada del disco con diferencia, con  una interpretación vocal más brillante que le he oído a Tobias en todos estos años. El piano y los violines, junto a algunos arreglos orquestales más, cobran gran protagonismo durante toda la canción. El estribillo, aunque es sencillo, tiene calidad, es pegadizo y tiene una letra dramática, con un tono ácido pero realista que avisa al oyente de que morirá algún día. Para este que escribe, un auténtico TEMAZO.

Tristemente, este disco no es perfecto, y eso es comprobable con “Witch Image”,  un corte algo inferior y carente del factor sorpresa que el resto de temas de “Prequelle” sí poseen. Lo contrario ocurre con la instrumental “Helvetesfönster” y su sonido propio de una película épica (¿soy yo o hay guiños al estribillo de “Pro Memoria”?) con la inclusión de una flauta y de un piano con mucho peso en el desarrollo del corte. El tono barroco y progresivo que posee lo convierte en otra de mis predilectas del álbum.  

Como todo buen álbum, Ghost tenía preparado un cierre de altura, que decidieron titular “Life Eternal”. Baladón con cierta orientación comercial y con un sonido que recuerda mucho a Scorpions (Klaus Meine haría maravillas cantando esta pequeña joyita de tres minutos) y de la que destaco el poderoso coro masculino que acompaña a Tobias al final. TEMAZO sencillo pero cargado de sentimiento para poner el broche de oro a este gran disco.

Tras escucharlo y escucharlo tengo que reconocer que estamos ante un trabajo de muchísimo nivel por parte de una banda madura liderada por un auténtico genio como Tobias Forge, quien sigue siendo fiel a lo que le dicta su mente y ha sido capaz de componer un disco diferente al resto de sus anteriores trabajos, demostrando que Ghost es una caja de sorpresas (cada disco tiene algo especial). Hay algún tema que, como ya he reseñado, recuerda en algo a “Meliora” o al “Opus”, pero en líneas generales “Prequelle” es un trabajo con personalidad propia. No voy a compararlo con los 3 trabajos anteriores para saber si es o no mejor, pero de lo que estoy seguro es que este es un trabajo muy recomendable. Salvo dos canciones que creo que son un poquito inferiores, hay mucho nivel.


¡Un señor 9,5 para “Prequelle”!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist