martes, 17 de enero de 2017

AC/DC - Powerage (1978)

Calificación:
Reconozco que no puedo ser 100% objetivo cuando tengo que hacer una reseña de AC/DC. Adoro el Rock, pero por encima de todo venero a Angus, Malcolm, Brian, Bon, Cliff, Phil...pero no puedo dejar de publicar en el Blog por mi fanatismo a este eterno conjunto. En esta entrada rescato un álbum fundamental en la historia de la banda, pese a que no sea uno de los materiales más famosos y valorados por los medios y supuestos "expertos" en el asunto.

Corría el año 1978. Tras el éxito cosechado con "Let There Be Rock", la banda había logrado dar un golpe sobre la mesa a nivel internacional, demostrando su potencial y que venían para quedarse. Aprovechando ese tirón se publicó este gran disco, que ha sido completamente infravalorado y eclipsado por otros trabajos como "Highway to Hell" y "Back In Black". Desde la primera escucha a sus temas el oyente quedará hechizado por los ritmos pegadizos que inundan cada tema. Si nunca antes lo has escuchado, querido lector, te garantizo que si decides aventurarte llegarás al final por la adicción que te creará y cuando esto ocurra dirás "¿pero por qué este álbum no ha recibido más fama de la que tiene?".  

Es difícil describir el álbum pero digamos que es una continuación del "Let There Be Rock", manteniendo la garra de aquella obra maestra, que opino que tampoco ha sido valorada como se merece, y aprovecho para confesar que es mi trabajo preferido de los australianos, pero también es una antesala al disco de  "la carretera hacia el infierno", con una amplia gama de registros y canciones, combinando el blues con canciones más parecidas al Metal. Tal vez el haber nacido entre dos obras de tanto nivel y fama, especialmente la segunda, fue la que condenó al semiolvido a este trabajo.

Antes de la grabación se produjo un cambio en la formación bastante importante. Cliff Williams entraba como bajista de la banda tras la expulsión de Mark Evans. El nuevo músico hizo un debut digno de admiración y sustituyó a Evans a la perfección.

El disco comienza con la animada "Rock and Roll Damnation". Un tema sencillo, con una estructura al más puro estilo AC/DC, cañero y muy de la vieja escuela. Es una muy buena introducción para este LP. Malcolm al final hace unos grandes coros, similares a los de "Dog Eat Dog", aunque el protagonista es nuestro querido Bon Scott, quien canta a las mil maravillas, mostrándose como el joven rebelde que era.

"Down Payment Blues" es, en pocas palabras, clase. Un tema in crescendo que va cogiendo fuerza con el paso de los acordes y los segundos hasta  romper en un estribillo que, pese a su lentitud y sencillez aparente, me resulta cautivador por como Bonny escupe cada verso y estribillo. Muy buenos solos de Angus y gran acompañamiento de todos los músicos.

Es la hora del "Gimme a Bullet", con un bajo que se hace notar, siendo un elemento insustituible en este corte. Bon canta este tema a la perfección, muy en la línea vocal de "Highway to Hell", pero con su propia personalidad. Un gran estribillo acompañado de buenos y pegadizos riffs que tienen cierto parecido a los que escucharíamos un año después en la "carretera al infierno".

El cuarto tema es, en mi opinión el mejor de todo el plástico y uno de los mejores en la discografía del quinteto. "Riff Raff" demuestra la calidad instrumental que tiene la banda, y que tan bien pulieron en la era de Scott. La introducción es espectacular, iniciándose con Angus como único protagonista, hasta que entra la banda y comienzan a sucederse cambios de ritmo. El riff inicial es el resultado del tándem Young, donde se produce una combinación complejamente sofisticada. El momentazo del tema llega con el magistral solo del pequeño de los Young, de larga duración, donde es comparable con cualquier guitarrista que se te ocurra. Es un punteo muy similar a los que unos años antes había creado Jimmy Page, una más que notoria influencia para el escocés (compara el solo de "Heartbreaker" con el clásico solo que Angus interpreta en todos los directos casi al final de "Let There Be Rock" y te darás cuenta de esta curiosa influencia). Aprovecho este instante para reivindicar la figura de Angus, quien siempre he creído que ha sido más valorado por su personalidad sobre los escenarios, especialmente los que conocen solo un par de temas de la banda, y no tanto por la calidad de sus punteos, que no tienen absolutamente nada que envidiar a los auténticos virtuosos de la guitarra. Afortunadamente, los que hemos escuchado detenidamente la discografía de la banda nos hemos dado cuenta de la clase que atesora este coloso del Rock que ha escrito con mayúsculas su nombre en el Rock.


La quinta es un clásico de la banda, la gran "Sin City". Una letra muy "made by Bon Scott",  con versos inspiradísimos inspirados en una ciudad similar a la de "Scarface", donde el dinero, las drogas  y el sexo están a la orden del día. Destaco también la buena base instrumental que alcanza su máximo resplandor cuando, tras el solo de Angus, cuando la música para y se quedan solo el bajo de un hiperactivo Williams, quien es acompañado por Phil tocando el platillo, hasta que entra Bon y comienza a orar eso de "Ladders and snakes....ladders give, snakes take.
Rich man poor man...beggar man, thief.
Ain't got a hope in hell 
That's my belief "

"What Next to The Moon" es otra gran pista. De esas a  las que nos acostumbraron rápidamente los Young con sus composiciones. Un estribillo muy bueno con la sucesión de acordes muy directos a la espina dorsal. Un instrumental muy bueno de Angus, parecido a los del  predecesor álbum "Let There Be Rock". Me encanta la parte en la que Bon y Malcolm cantan a dúo y dicen: "Long arm lookin' for a finger print. Tryin' to find a mystery clue. Hittin' me with the third degree. Working on the thumb screw. All right officer I confess. Everything's coming back. I didn't mean to hurt that woman of mine. It was a heart attack". En la gira promocional de "Stiff Upper Lip", para suerte de todos los que pudieron asistir a alguna de sus presentaciones, la agrupación rescataron este tema.

"Gone Shootin`" es más pausada y elegante que la anterior. Las revoluciones bajan pero la esencia de estos gigantes sigue más que viva. Riffs juguetones que derivan en  un estribillo tan simple como bueno. Garantía de conquistar al oyente.

El siguiente tema es, quizás, el más flojo del disco, y me da miedo decirlo porque no es malo para nada. "Up to My Neck In You" es muy buen tema, con un Bon Scott tirando de agudos. 

"Kicked In the Teeth" baja el telón del álbum de una forma gloriosa. Desde su inicio experimentaremos emociones fuertes, con un Bon Scott gritando desesperado. El ritmo me recuerda mucho, de nuevo a "Whole Lotta Rosie", con un carácter rebelde e incontestable. La letra habla de un ruptura o, mejor dicho, de los cuernos que una mujer le ha puesto a su pareja, en este caso Bon, quien se lucirá, dando otra lección de canto. Gran instrumental de Angus, quien vuelve a brillar con luz propia haciendo que su Gibson eche humo ante semejante espectáculo. El disco cierra con muy buen nivel.


Con una portada muy chula, donde a Angus se le salen cable por los brazos y parece ser electrocutado,  y con unas canciones tan bien compuestas que es raro que no llegara muy lejos, o no tan lejos como se merecía sirvió para preparar a la audiencia, a los detractores y a los que todavía no habíamos nacido para el que sería el último disco de Bon Scott,  para una de las obras maestras Hard Rock, un clásico atemporal..."Highway To Hell".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist