viernes, 2 de diciembre de 2016

The Rolling Stones - Blue And Lonesome (2016)

Calificación:
No todos los años se puede disfrutar de un nuevo disco de los Rolling Stones. De hecho, ya es algo casi inusual, debido a la avanzada edad de Jagger y compañía y a las eternas giras que hacen a lo largo del globo terráqueo. Aún así comienzo a pensar que la edad no es excusa, ya que materiales como el histórico documental/concierto en Cuba editado en septiembre de 2016 demostró que el nivel que "Sus Satánicas Majestades" está derrochando en el escenario es comparable al de hace décadas. El inagotable Mick Jagger, todo un portento físico que sigue siendo el showman por excelencia del Rock and Roll, las legendarias guitarras de Keith Richards y Ronnie Wood, la fiabilidad de Charlie Watts, todo un seguro en la batería, y todo el conjunto de músicos que los acompañan desde hace ya un tiempo hacen de cada concierto una ceremonia de adoración a estos dinosaurios del Rock.

No voy a pararme a hablar de la trayectoria de los Rolling Stones. Creo que TODO el mundo conoce a estas alturas de la película a los creadores de himnos como "Satisfaction", "Sympathy For The Devil", "Paint It Black" o "Gimme Shelter". Aunque no hayan escuchado nunca un tema de estas celebridades, algo casi imposible, el símbolo de la lengua ya se ha convertido, incluso, en una marca de ropa que se ponen los más "modernos" de la sociedad. Sea como fuere y lo mires como lo mires, los Stones van a estar siempre en el recuerdo.

11 años tuvieron que esperar los fans del buen Rock para poder saborear una nueva creación de los Rolling. "A Bigger Bang"(2005), sin ser un disco memorable, dejo una oleada de buenas críticas. Tras reeditar varios directos antiguos, un recopilatorio con dos temas nuevos ("GRRR!"), dos conciertos nuevos (Hyde Park y "Havanna Moon"), llega 2016 y la banda entra en el estudio para grabar un trabajo completamente nuevo que iba a tener una peculiaridad....un álbum de covers de algunas de las estrellasdel Blues que más han influido en la carrera de los Stones. Una apuesta tan buena como arriesgada. Hay gente que no es tan fan del Blues y pueden sufrir un poco al escuchar el  disco enterito, no es mi caso (amo el Blues), pero a fin de cuentas los Rolling Stones mamaron del Blues y su sonido en un gran porcentaje procede exclusivamente de este género.

En Diciembre de 2015 la banda se reunió al completo en los British Grove Studios (Londres) para elegir y grabar una selección de himnos del Blues que, como hemos dicho, influyeron el conjunto británico. Todo el trabajo se realizo bajo la producción del reconocido Don Was y la supervisión de The "Glimmer Twins", que es el seudónimo utilizado desde hace décadas por Keith Richards y Mick Jagger en los créditos. El proceso de grabación se realizó íntegramente en tres días únicamente. Lo que llama la atención del trabajo es que todos los intrumentos fueron grabados a la vez, en la misma sala y con solo un par de micrófonos, lo que ha permitido dar al sonido una esencia más clásica y propia de los 50s. Durante la grabación, los Stones coincidieron en los estudios con Eric Clapton, íntimo amigo de la banda que se encontraba grabando su último trabajo "I Still Do", y que no dudó en colaborar con estos en dos temas.

Sobre la portada lo único que podemos destacar es el cambio de color que ha experimentado la famosa lengua para esta ocasión especial, pasando del rojo al azul en un claro juego de palabras con el Blue (azul en inglés) y el Blues.

Sin más dilación empezamos a reseñar este maravilloso, y diferente, material Stoniano:

Just Your Fool: El primer tema, y también primer single, del álbum es "Just Your Fool", una composición que fue compuesta por el gran Buddy Johnson, aunque la versión en la que se inspiran los Rolling para su tributo es la que grabó Little Walter en 1960. La armónica de Jagger, que va a tener mucha presencia en el disco, empieza a hacer acto de presencia desde el segundo 1. GRAAAAN introducción de toda la banda, con un Mick especialmente brutal en la voz, quien demuestra que lo mismo te canta un tema 100% rockero que algo más cercano al Blues. Es imposible no imaginarse al escuchar este tema que nos encontramos en un bar del siglo pasado, con una copita de whiskey en una mano mientras jugamos al billar o a las cartas en una atmósfera cargada de humo y vicio.

Commit A Crime: Ya en 2012 habíamos podido ver a Jagger interpretar en la Casa Blanca este tema junto al siempre genial Jeff Beck a la guitarra y Booker T al teclado. Una composición de uno de los mayores genios del género, Howlin` Wolf, quien narra la desgarradora sospecha que un hombre tiene acerca de un posible envenenamiento que su novia le está haciendo poco a poco. El sonido es más rebelde, con un Mick que escupe cada verso con mucha rabia, como si se metiera directamente en el papel del joven asustadizo ante una posible muerte inminente. El cantante lo borda, subiendo el tono cada vez más.  Las guitarras de Wood y Richards hacen una serie de punteos sublimes, realmente inspirados y machacones.

Blue and Lonesome: El tema que da nombre al disco fue compuesto por Memphis Slim, considerado uno de los padres del Blues, quien destacó especialmente como pianista dentro de este género. Curiosamente, los Stones vuelven a inspirarse en la versión que Little Walter grabó en 1965. No se me ocurren suficientes elogios para este trallazo que se han sacado los Stones, convirtiendo el oro en algo superior. Las desgarradoras guitarras, propias de temas tan legendarios en el Rock como "Since I`ve Been Loving You" de Led Zeppelin, son buenas compañeras de viaje para, y lo voy a poner en mayúscula, MICK JAGGER, quien canta de una forma realmente brutal está desgarradora letra ("mi amor se ha ido lejos de mí"), logrando provocar rápidamente escalofríos en el oyente, y alguna que otra lágrima por la emotividad del momento.

All For Your Love: Un nuevo lamento de desamor, esta vez compuesto por el malogrado guitarrista de Chicago Magic Sam, quien murió con solo 32 años, se convierte en el cuarto tema del disco. No es tan triste como su predecesor tema, pero volvemos a toparnos con un Jagger superior a cualquier mortal. Un corte lento, reflexivo, que cuenta con una intervención breve pero brillante del pianista Chuck Leavell.

I Gotta Go: Vuelve el guiño a Little Walter con una versión de su maravilloso "I Gotta Go". Todo un desafío especialmente para la armónica de Mick al tratar de emular a uno de los mayores maestros de este divertido instrumento. Corte más rápido y animado  que anima al personal.

Eric Clapton y Keith Richards
Everybody Knows About My Good Thing: Primera intervención de Eric Clapton. La composición de este tema lleva la firma de Miles Grayson y Lermon Horton, aunque fue grabada por Little Johnny en 1971. La presencia de "mano lenta" Clapton se hace notar. Su clase con las 6 cuerdas en esos solos es sinónimo de un tema de primer nivel. El tema en sí es un Blues clásico, con su estructura habitual, pero al juntarse Clapton y estos villanos del Rock se convierte en algo más que un Blues. Momentazo en el álbum el solo intermedio de Clapton, quien da una lección a los oyentes de cómo se debe tocar la guitarra.

Ride `Em On Down: El tercer single del álbum es un cover de un tema que originalmente fue grabado en 1937 por el Bluesman Bukka White, primo de B.B. King, que originalmente llamó altema"Shake `Em Down". Fue en 1955 cuando Eddie Taylor renombró el tema "Ride `Em On Down". Fue uno de los primeros temas que los Stones interpretaron en sus primeras giras, recuperándolo 50 años después para este merecidísimo homenaje al Blues. Temazo muy animado, con buenos punteos de guitarra que nos permiten disfrutar, aún más, de este maravilloso disco.

Hate to See You Go: El segundo single del álbum es, para variar, otro cover del músico de Luisiana Little Walter. Maravillosa versión de los Stones, que, sin perder la tónica cañera de los anteriores temas, vuelven a tirar de rebeldía para brindarnos otro cover para enmarcar. Papelón de la armónica de Jagger  y, en general, para todo el conjunto.

Hoo Doo Blues: Firmado originalmente por Jerry West y "Lightnin` Hopknins", apodo que recibía Otis Hicks, quien grabó la primera versión del tema. Muy pocos conocen este tema de antemano, pero la crudeza de la composición original llama la atención desde el primer momento, siendo fielmente respetada por los Stones. Un Blues pausado, que no quiere explotar, sino que prefiere moverse despacio para nuestro disfrute. ¡Una de las sorpresas del álbum!

Little Rain: Jimmy Reed escribió esta metafórica "Little Rain" para expresar la tristeza que sentía por el paso del tiempo y por lo mucho que echaba de menos a su amada. El ritmo es marcado fundamentalmente por las guitarras, que se combinan a la perfección entre ellas, para crear un lento andar que parece transportarnos a un caluroso desierto del que no parece haber escapatoria. No tardará en aparecer la armónica para adornar aún más la meticulosa instrumentación de este tema. Estos temas de Blues más pausado, personalmente, me encantan.

Just Like I Treat You: ¿Qué es un tributo al Blues clásico sin Willie Dixon? Los Stones no podían olvidarse de uno de los mayores genios del género que ha compuesto auténticos clásicos que han inspirado a artistas como Muddy Waters, Jeff Beck, Bo Didley, Howlin` Wolf, la Creedence Clearwater Revival, entre otros. Tema realmente divertido, bailable y animado para recordar la figura de Mr.Dixon. De los temas más animados del disco, con una banda que nos hace ver como algo fácil lo complicado que realmente es tocar Blues.

I Can’t Quit You Baby: Otro tema de Willie Dixon cierra este preciado material. Seguramente fue el tema más reconocido de este compositor, especialmente desde que Led Zeppelin lo versionó en su debut (1969), donde prácticamente hicieron suya esta maravillosa creación. De hecho, me ocurre con frecuencia que cuando leo el título lo relaciono antes con Zepp que con Dixon. 5 minutos de puro placer para nuestros oídos con una nueva colaboración de Clapton a las seis cuerdas. Jagger se propone, a sus 73 años (más que bien llevados), igualar al legendario Robert Plant. Todo un desafío para este veterano, quien hace una interpretación destacadísima donde juega con todo tipo de registros. Creo que la versión de Plant es casi insuperable (¡vaya vozarrón!), pero la de Jagger no desmerece en absoluto. Clapton vuelve a intervenir marcándose un nuevo solo para alabar día y noche. Un final de fiesta perfecto para un disco que nos deja con un buen sabor desde su primera escucha.

Discazo firmado por estos genios de la música, que no parecen tener fecha de caducidad. Una lección de cómo hacer Blues de primer nivel sin perecer en el intento. Seguramente, gran parte de estas impresiones positivas sean gracias a Mick Jagger, quien a sus 73 años sigue teniendo un vozarrón, y un dominio de la armónica, que envidia cualquier músico joven o de mediana edad.


Obviamente, no le voy a poner 5 estrellas. Creo que esa distinción la merecen obras como el "Let it Bleed", el "Sticky Fingers" o el "Beggars Banquet", que son discos con los que los Stones forjaron su legado, y no me gustaría comparar a este disco con esas obras esenciales de la música. Sin embargo, le voy a poner la máxima nota que está al alcance de este álbum, que es un mayúsculo 9 (4,5 estrellas),un gran aplauso y mi deseo de tener Rolling Stones para rato. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist