sábado, 24 de septiembre de 2016

Cine Rockero: The Rolling Stones - Havana Moon (2016)

Calificación:
"The Rolling Stones pueden hacer cosas que el Gobierno no puede"

Así de tajante fue Keith Richards en la presentación del concierto-documental  sobre el concierto que "sus satánicas majestades" dieron en La Habana, y razón no le faltó.

Cuando los Rolling Stones comenzaron a despuntar como una banda novedosa y rebelde, allá por la década de los  60, la censura de sus discos y su mensaje libertario y antisistema no tardó en ser censurado en la Cuba de Fidel Castro. Para poder escuchar algo de los Stones, o de cualquier banda con un mensaje parecido, tenías que hacerlo en la clandestinidad porque, de lo contrario, quebrantabas la absurda ley impuesta por el poder. Las dictaduras de izquierdas y de derechas siempre tan asustadizas ante el poder que tiene la música.

Nunca antes Mick, Charlie, Ron y Keith habían tocado en Cuba, así que, aprovechando la mejoría de las relaciones entre este país y los Estados Unidos, decidieron organizar un concierto histórico en la capital que fue completamente gratuito.  El resultado fue el esperado, un completo éxito que pasará a la historia del Rock por ser una nueva demostración de que con la música siempre se podrá hacer más que con la política o la guerra. Para nuestra suerte, el concierto fue grabado y lanzado a la gran pantalla bajo el nombre de Havana Moon, claro guiño al fallecido Chuck Berry,  el 23 de septiembre, motivo que nos ha llevado a escribir esta reseña.

Hay que felicitar a Eagle Rock, antes de nada, por la calidad con la que han capturado cada instante del concierto, así como los momentos previos a que la fiesta comenzara.

 Suena "All Down the Line" mientras anochece en La Habana y los fans comienzan a acceder al  con sus camisetas con la lengua más querida del Rock (lo siento Gene Simmons), y con numerosas pancartas con las que, impacientes, aguardaban a sus ídolos. Poco a poco vemos a la banda preparándose para saltar al escenario, siempre con el buen rollo que les ha caracterizado.  La pantalla del estadio comienza a reproducir el vídeo introductorio y la locura comienza a desatarse...la banda comienza a entrar en el escenario, quedando Mick Jagger en el backstage sonriendo a la cámara con la misma sonrisa rebelde que siempre ha tenido. Es en ese mismo instante donde Keith comienza a tocar los acordes de "Jumpin` Jack Flash" y se inicia un concierto memorable. Son muchos los cubanos, como se puede ver en la película, que lloraron en aquel momento tan especial y que tanto merecían tras tanto tiempo sin poder escuchar el género que les gustaba por culpa de un  estúpido régimen.  Al finalizar el tema, Mick comienza a sorprendernos con su particular forma de hablar español. Nos dejará momentos tronchantes cada vez que se dirija a la gente.

1,2 millones de almas concentradas se unieron rápidamente al incombustible Jagger para cantar el animado estribillo de "It`s only rock and roll (but I like it)", la filosofía que siempre han predicado estas leyendas y a la que me sumo como seguidor de estos genios.

 La locura inicial se frena, al menos por un momento, con la genial "Out of Control", el tema más moderno de todos los que sonarán en la película, extraído de su "Bridges of Babylon" (1997). Es aquí donde Jagger comienza a volverse loco poco a poco hasta estallar en el estribillo donde termina de perder la cabeza y empieza a brincar como si tuviera 60 años menos. ¿¿Cómo puede tener esa energía y esa fuerza con 73 años??. No tardará en aparecer la juguetona armónica de Mick, produciéndose un interesante duelo contra la guitarra de Keith.

Termina el tema y Mick se dirige en español al pueblo cubano con una frase que va a perdurar por los siglos de los siglos: "Sabemos que años atrás era difícil escuchar esta música aquí en Cuba, pero aquí estamos, tocando para ustedes. Pienso que los tiempos están cambiando. ¿Es verdad no?"

Seguidamente es la hora de una de las baladas más bellas de la historia, "Angie", la cual fue presentada por Mick como un tema "para los más románticos". Los mecheros comienzan a aparecer, así como una nueva oleada de lágrimas. Temazo que no envejece.

Todo oscurece y comienza una de las canciones más grandes del cuarteto, "Paint it Black"...sobra cualquier tipo de presentación. Una de las mayores joyas rockeras que se han hecho. Gran interpretación de una banda que parece haberle ganado la batalla a la vejez.  No pude resistirme a cantarla en el cine, cosas que ocurren con los Rolling.

Otro clásico, como todo lo que se nos viene encima, llega de la mano de "Honky Tonk Women", con una introducción de batería famosísima. Cuba se convierte en una fiesta sin fin- Qué bonito es ver a toda la gente saltando y entonando el pegadizo estribillo al unísono.

Keith Richards entona el "You got the silver", armado, junto a Ronnie, con una guitarra acústica . Un Blues de la vieja escuela que siempre se agradece. Buen trabajo del guitarrista con el micrófono.

El tema estrella de la noche fue "Midnight Rambler". Una interpretación que solo está al alcance de unas pocas leyendas. Instrumentalmente es pura clase, con los cambios de ritmo que caracterizan al tema, con una buena ración de solos de guitarra y con un Mick que termina de volverse completamente loco, corriendo, saltando y bailando como un poseso.

Seguidamente llega otro momento del concierto. "Gimme Shelter", una nueva maravilla de la banda, vuelve a ponernos la piel de gallina. Jagger hace lo que quiere con la voz. Sasha Allen, canta a dúo con Mick durante gran parte. Esa chica tiene un vozarrón bastante superior a muchas de las artistas que ahora triunfan...toda una sorpresa la señorita Sasha.

 El escenario se tiñe de rojo, iniciando una de las canciones más reconocidas de la banda y, seguramente, mi preferida. "Sympathy for the devil" tiene algo diferente a la típica canción de Rock. No sé si es la forma de cantar de Jagger, el sonido del piano, o lo que sea, pero es otro trallazo que quedará por siempre en la memoria del Rock. Gran interpretación.

"Brown Sugar", con su desmadre asegurado, y la más calmada, dentro de lo que cabe, "You Can`t Always Get What You Want", que cuenta con un coro femenino local, parecen poner fin a la fiesta. Pero es con el himno de los Stones, "Satisfaction", esta sí que no necesita ningún tipo de presentación, con la que culmina uno de los capítulos más bonitos que se han escrito en la gran historia del Rock. Con el saludo final de la banda a todos los afortunados que estuvieron allí presentes termina este gran documental.


Larga vida a los Rolling Stones! ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist