sábado, 13 de agosto de 2016

Megadeth - Peace Sells...But Who`s Buying? (1986)


 Ha llegado la hora de ponerse serios. A continuación me dispongo a reseñar uno de los discos más importantes de la historia del Thrash Metal. Ni más ni menos que el "Peace Sells...but Who`s Buying?" de Megadeth. Es solo decir el título y sentir como los pelos se me ponen de punta. ¿Es el mejor disco de Megadeth? Para gustos los colores. Creo que los fans de Megadeth tienen tres discos como "los mejores de la banda": Este trabajo, el "Rust In Peace" y el "Countdown to Extinction". Cada uno, salvo excepciones muy puntuales, se decanta por uno de estos tres a la hora de elegir el mejor disco que ha sacado la banda. A mí, personalmente, me cuesta mucho decantarme por uno o por otro. Supongo que este y el "Rust In Peace" son mis preferidos.

Corría el año 1986. Megadeth había comenzado a hacerse un hueco en el corazón de los fanáticos de la escena Thrash gracias a su primer disco "Killing is my business...and business is good" (otro discazo). Tal fue el éxito, que Capitol Records no tardó en ofrecerles un buen contrato discográfico, comenzando la banda una gran lucha para librarse de su anterior discográfica Combat. Mientras tanto, Metallica, banda de la que Dave Mustaine había sido expulsado un par de años atrás, lanzaba su archiconocido "Master of Puppets", otro disco de culto. Un celoso y asqueado Mustaine se veía obligado a lanzar un disco que igualara o superara el trabajo de los que fueron sus amigos. ¿Lo logró? Para gustos los colores. A mí este disco me gusta más que el Master, pero entiendo a los que tiran más por el de "Tallica".

La gira promocional de su primer trabajo había sido de lo más accidentada. Chris Poland, el segundo martillo de la banda fue arrestado por posesión de sustancias (ya me entiendes) y se perdió todos los conciertos. Su sustituto fue un tal Mike Albert, quien había tocado con Captain Beefheart. Una vez finalizado el pequeño tour, Poland se reunió con sus compañeros para grabar. Tanto Chris como Gar Samuelson, batería de la banda, estaban muy enganchados a las drogas más duras. Fruto de ello fue que Mustaine tuviera que componer casi todos los temas junto a su inseparable compañero Dave Ellefson o, como el rubio lo llama, "Junior".

Pese a la enemistad existente entre Dave y Metallica, casi al final del proceso de grabación se produjo un suceso que conmocionó al líder de la banda. Cliff Burton, bajo de "Tallica" y, según Mustaine, todavía su amigo por aquellos tiempos falleció en el famoso accidente que el autobús de la banda sufrió durante la gira por Suecia. Mustaine quedó consternado y, ese mismo día, compuso la instrumentación de una canción que publicaría en el siguiente álbum, "In My Darkest Hour". La letra de la canción no hablaría sobre ese suceso, pero sí que su música nació de la frustración que Dave sintió al conocer que Cliff había muerto.

La portada del disco (OBRA MAESTRA), surgió de una conversación que tuvieron Mustaine, Ellefson y su agente Andy Summers durante un almuerzo en Nueva York en frente del edificio de las Naciones Unidas. A partir de una lluvia de ideas se tomó la decisión de que Vic debería encabezar la foto, estando parado frente al edificio de las Naciones Unidas tratando de vender propiedades justo después de un holocausto nuclear. El resultado fue una de las portadas más interesantes y chulas que se recuerden.

¡Comenzamos ya nuestro viaje por esta joya del Thrash!

La marcha comienza con "Wake Up Dead", que no nos deja ni un segundo de respiro ante la amenaza de un nuevo solo de guitarra. Un tema casi 100%  instrumental. Me imagino a Mustaine tocando mientras se acuerda de Metallica y el éxito que estaban teniendo.  Gar Samuelson hace un trabajo monumental en la batería dirigiendo cada cambio de ritmo con los parches. Es una de las canciones más conocidas del disco y de la banda. ¡No podría haber una apertura mejor! Sobre la letra, la canción hablar sobre un hombre que ha sido infiel a su mujer y al llegar a casa trata de no despertar a su mujer temiendo que sabe todo sobre la infidelidad con una tal Diana y lo va a matar. Lo mejor es que, al parecer, Mustaine se basó en una experiencia personal. Creo, no estoy seguro, que tanto él, como su novia por aquel entonces se era infieles mutuamente, lo que derivó en una posterior ruptura.   

"The Conjuring"...¡Madre mía!. A los ultrareligiosos se les tuvo que caer el pelo con este disco. La canción describe una especie de ritual. Hay que recordar que Mustaine por estos tiempos estuvo metido en la brujería. Según el propio músico, llegó a hacer dos conjuros en su vida y los dos funcionaron. Recordemos que el rubio se crió en una familia a la que los Testigos de Jehová le lavaron el cerebro. Ante esta situación, Dave se adentró en la magia negra. La canción abre con un punteo lento, pero durará poco ya que, casi sin esperarlo, estalla un riff rápido y efectivo que inicia la parte más cañera eléctrica. El instrumental central es una auténtica burrada, jugando con una sucesión de Riffs de lo más rápidos.  Si esta canción es un señor temazo, lo que se avecina ahora es ya para adorar hasta la eternidad...

Una de las líneas de bajo más famosas de la historia (GRACIAS SEÑOR ELLEFSON) abre la homónima "Peace Sells", una de las mejores canciones de la banda, así como del Thrash Metal. Es un símbolo respetado por la comunidad metalera. Ese bajo introduce a un furioso Mustaine que comienza a rajar contra la sociedad americana a quemarropa y los grupos religiosos. La letra habla sobre los estereotipos en los que los metaleros y rockeros somos encasillados dentro de la sociedad, y Dave, que no tiene pelos en la lengua, comienza a despotricar contra todos esos prejuicios promovidos por el gobierno y los grupos religiosos de todo tipo de creencias. Además, la crítica a la sociedad "yanqui" está muy presente llegando a aludir al preámmbulo de la Constitución americana cuando dice "Nosotros, el pueblo".  El instrumental vuelve a estar bordado por dos guitarras sobresalientes. Tiene un final apoteósico con ese "Peace Sells...But Who`s Buying!!!!!!!!!!". ¡Qué temazo amigos!

 Una introducción muy de Black Sabbath nos anuncia la llegada de "Devil`s Island". De repente entra cabalgando el bajo del infravalorado músico Dave "Junior" Ellefson y empieza la caña al más puro estilo Megadeth. Estribillo sencillo pero contundente como pocos. El solaco cortesía de Chris Poland es uno de los mejores que el melenudo nos dejó en su pequeña pero memorable estancia en la banda. Creo que es la mejor interpretación de Mustaine en la voz que tenemos en el disco. Canta con mucha rabia y sentimiento metiéndose en el papel de un prisionero, como dice la letra, que se encuentra en la Isla del Diablo y va a ser ejecutado. Por voluntad de Dios se logra salvar pero deberá quedarse atrapado en la isla para siempre. Lo curioso es que esa isla existe dentro de la Guayana Francesa, siendo famosa por la brutalidad con la que trataban a los prisioneros que estaban detenidos allí.

Ya vamos por la mitad del disco. Difrutando, ¿eh? Pues sin tiempo para descansar es el turno de “Good Morning, Black Friday”. Una guitarra tranquila comienza a sonar, haciéndonos pensar que se viene una balada (¡qué ignorantes somos). Me encanta el sonido de esta guitarra. Pronto entra la caña, a modo de subida de tono progresiva y ahora sí que empieza lo bueno. El bajo de Ellefson vuelve a hacerse notar. La letra es de un asesino en serie y sus métodos para aniquilar. Dave y Chris sentían interés por conocer más acerca de Charles Manson y comenzaron a investigar. Esos estudios engendraron este tema que, dada su temática, no es de extrañar la potencia que no tarda en coger la música. Instrumentalmente volvemos a tener a los mejores Megadeth, repartiendo golpes a diestro y siniestro. En su reciente disco "Dystopia" hay un tema llamado "Fatal Illusion" que suena bastante parecido y está muy chulo. Los dos últimos minutos son de pura violencia musical. ¡Vaya forma de terminar el tema!

Otro tema que tuvo que hacer sangre es "Bad Omen" y su letra de lo más satánica. La letra habla sobre un pueblo que adora al diablo y trata de invocarlo a partir de una gran ceremonia con el objetivo de que les de su bendición. Una buena introducción llega a su mejor momento cuando Ellefson empuña el bajo y  vuelve a hacer magia con las 4 cuerdas. Para mí está en el Top 10 de mejores bajistas.  Un tema en el que es fácil reconocer a su dueño. Muy mala leche y velocidad aparecen desde la parte central hasta la final, con esas guitarras muteadas . ¡Otro temazo!

Lo cómico es que pasaron 20 años y Mustaine se hizo cristiano. No un cristiano de misa todos los domingos, más bien a su estilo, pero ha reconocido que tras su conversión le ha costado tocar en directo varios de los temas que están incluidos en este disco. ¡Vaya personaje!.



En los 3 primeros discos de Megadeth incluir un cover se convirtió, casi, en una obligación. En el primer disco incluyeron un cover bastante retocado (¡qué bueno es!) de "These Boots Are Made for Walking" de Nancy Sinatra, que les causó más de una crítica por parte de su compositor.  En el tercer disco Dave rindió tributo a sus respetados Sex Pistols versionando "Anarchy In The U.K", que contó con la participación del guitarrista de los británicos Steve Jones. Para este disco intermedio, no perdonaron, y rindieron tributo al genial Willie Dixon y su "I Ain`t No Superstitious". Respetaron mucho la versión original manteniendo el toque bluesy en sus afiladas guitarras, incluso en el solo final donde no se pierde la esencia del género, por muy Thrasher que suene. Un tema que sirve para demostrar la habilidad de cada músico con su instrumento. No puede faltar siempre que escucho el disco. El propio Willie se quedó encantado con la versión que estas cuatro promesas habían hecho.

Es triste tener que despedirse ya del disco. Aún así, "My Last Words" es un cierre de primer nivel, garantizando al oyente que va a terminar bastante contento con lo que ha podido escuchar. Pese a la melódica introducción, la marcha al más puro estilo Motörhead aparece rápidamente y , con ésta, un Mustaine bastante bien cantando los versos en los que se nos narra el miedo y la desesperación de un hombre que está jugando a la ruleta rusa. El instrumental final se sale. Tal vez sea uno de los mejores de todo el trabajo.

El éxito estaba garantizado. Ocho trallazos habían entrado en el Salón de la Fama del Metal. Tal vez vendió menos que Metallica, y eso que superaron el millón de copias vendidas siendo, incluso, disco de platino, pero ¿qué más da?. Muchas veces, por no decir casi siempre, los mejores discos no son los más vendidos. Este disco cambió el devenir del Thrash y de Megadeth. Uno de los mejores discos editados por "The Big Four" (Anthrax, Slayer, Metallica y Megadeth).


Mis respetos para Mustaine, Ellefson, Poland y Samuelson. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist