domingo, 14 de agosto de 2016

Pink Floyd - The Wall (1979)

Calificación:
Pink Floyd, ese gigante de la música. La reseña que presento a continuación no ha sido fácil de escribir. Se trata del álbum conceptual por excelencia dentro del Rock y es muy complejo escribir sobre él y que no falte algo. Dicho esto vamos con la reseña: 

Tras la forzada marcha de Syd Barrett, padre de la psicodelia que encaminó el sonido de la banda hasta la locura y el sonido más progresivo, la banda comienza a experimentar cambios en lo que viene siendo el sonido hacia el que querían aventurarse. En un primer momento no hubo problemas y todos colaboraron para que cada disco fuera sobresaliente, como fue el caso de "The Dark Side of the Moon", pero pronto comenzaron a saltar chispas entre los miembros, principalmente entre el autoritario genio Roger Waters, quien se veía a sí mismo como el más adecuado para tomar las riendas de la banda con la ausencia de Syd y el resto de los componentes. Este pique comenzó a aparecer en las sesiones de grabación del álbum "Animals" y su posterior gira promocional.

El propio Waters, una vez finalizada la gira, comenzó a trabajar en una serie de ideas que se le habían ido ocurriendo y grabó una demo completa de 90 minutos llamada "Bricks in the Wall", una obra conceptual que había nacido en plena gira tras un altercado que tuvo el propio bajista con un aficionado que le escupió mientras éste tocaba, lo que generó una gran pelea. El músico se cuestionó la idea de crear un muro entre los espectadores y los músicos, lo que derivó en el muro que aparece en la historia. Además de ese rechazo que Waters creía que los fans sentían por las estrellas del Rock, añadió como piezas del muro aspectos como la guerra, la sobreprotección materna y la locura, clara influencia de su amigo Syd Barrett.


 Cuando tuvo grabada la demo, más o menos a mediados de 1978, se reunió con sus compañeros de banda y les presentó su proyecto. Para sorpresa de Waters, a sus "compis" no les gustaba la idea como tal. Necesitaba muchos arreglos. Por ello, en noviembre la banda comienza a pulir cada tema tratando de mejorar la idea inicial. ¿Fue una labor fácil? NO. Dos razones explican el por qué:

1- Las 26 pistas que terminaron componiendo el disco tardaron en arreglarse aproximadamente 5 meses.

2- Las peleas aumentaban entre Waters y el resto de componentes. Pronto un miembro terminaría de estallar...

Una vez finalizado el proceso de creación la banda entra a grabar con el desconocimiento de si se trataría de un álbum doble o incluso triple. La grabación se realizó en tres estudios diferentes (Super Bear en Francia, los CBS en Nueva York y el Producer`s Workshop de Los Ángeles). Todo en su conjunto abarcó desde abril hasta mediados de 1979 saliendo el disco en noviembre y en Estados Unidos el 8 de diciembre.  Fue en estos momentos donde la tensión entre Waters y el teclista Richard Wright colapsó, provocando la dimisión del legendario teclista, quien desde hacía tiempo no podía tocar si el bajista estaba en la misma sala. Sus compañeros sabían que el fin de Roger en la banda era inminente. Su buen amigo Wright había renunciado. Era el colmo.  Waters decidió no incluir en los créditos compositivos a Wright, para más inri, aunque sí aparece en los créditos musicales. El fin estaba cerca. Pink Floyd había construido su propio muro.

Hora de analizar brevemente el argumento.

A partir de 26 cortes la banda nos retrata la vida de una estrella de rock ficticia llamada "Pink", personaje basado en las vivencias de la infancia del propio Waters y en Syd Barrett. Pink se reprime debido a los traumas que ha ido viviendo con el paso del tiempo: la pérdida de su padre en la Segunda Guerra Mundial, la constante sobreprotección materna, la autoridad de la educación británica, el abuso de las drogas y la presión por ser una personalidad dentro del Rock. Cada aspecto negativo que le afecta lo convierte en un ladrillo que, sumado al resto de los ladrillos, comienza a conformar un gran muro que le protege del mundo y de la vida. Todo esto le comenzará a introducir en el mundo de la locura y en tentar por suicidarse.

A continuación vamos a ir tema a tema tratando de ir analizando la historia y lo que viene siendo la instrumentación y la calidad de cada creación de estos genios. Antes quiero añadir como opinión personal que es un gran disco, no puedo ponerle menos de 5 estrellas, pero yo siempre seré más fan de "The Dark Side of the Moon".  Me parece un disco más extraño y elaborado que "The Wall", y ese que este tiene bastante curro por debajo.

"In the Flesh" es una de las aperturas más épicas que se conocen. Tras breves instantes de desconcierto entra la banda con mucha fuerza, acompañándose de los teclados de Wright hasta que Waters canta unos breves versos para dar paso a un final apoteósico en el que se escucha un avión estrellándose.  La temática del tema describe la guerra y, con ese avión destruido, la muerte del padre de Pink. 

Rápidamente el tema se conecta con la bella "The Thin Ice", donde se mantiene la temática triste acerca de Pink y la pérdida de su padre. Una visión triste del mundo es lo que predomina en el tema. Muy buen tema, donde destacan esos "uhh uhhh uhhh uhhh" que hacen más grande el disco. Aunque, si me tengo que quedar con un momento, es cuando David Gilmour, uno de mis guitarristas preferidos, empuña la guitarra y se saca uno de esos solos que solo el sabe hacer.

Como ocurre entre los anteriores cortes y, va a ocurrir siempre en este disco, los temas se conectan. Es la hora de la primera parte de "Another Brick in the Wall", donde la oscuridad hace acto de presencia. Pink se plantea el hecho de que su padre fue una pieza más en su muro, solo eso. Sé que la segunda parte es la más famosa, pero esta no tiene nada que envidiarle. Los punteos distorsionados de Gilmour, acompañados por el sólido bajo de Waters le dan más misticismo al tema y nos preparan para lo que se viene ahora.

El sonido de unos niños jugando en el patio hasta que aparece un helicóptero con un hombre con megáfono, que representa al profesor autoritario ("The Happiest Day Of Our Lives") precede al pepinazo que da el bajo de Waters con el que comienza el tema por excelencia del disco, o uno de ellos. "Another Brick in The Wall, Part.2" es una crítica de lo más sangrienta a la educación de la época en Gran Bretaña. Profesores autoritarios que tratan a los niños como burros, maltratándolos y haciendo de ellos simples máquinas. Pink describe en primera persona su visión sobre la educación que recibió y cómo se convirtió en "otro ladrillo en el muro". Eterno será ese "HEY TEACHERS LEAVE THEM KIDS ALONE!!!". Instrumental un temazo, donde el bajo de Waters manda durante los versos, destacando por encima de todo instrumento, hasta que en el intermedio Gilmour hace uno de los solos más conocidos del Rock, demostrando de nuevo por qué es uno de los más grandes. Todavía el maestro de las 6 cuerdas nos regalará más en el disco.

We don`t need no education
We don`t need no thought control
No dark sarcasm in the classroom
Teachers leave them kids alone
Hey! Teachers! Leave them kids alone!
All in all it's just another brick in the wall.
All in all you're just another brick in the wall.


Tras el subidón vivido "Mother" sirve para tranquilizar el ritmo. Un gran respiro. La madre de Pink  es sobreprotectora del niño, tratando de aislarlo de los problemas del mundo. Buena crítica a la sobreprotección paterna, que nunca es buena en la crianza de los pequeños. La letra vuelve a bordarlo. Pink le pregunta a su madre por el mundo y por qué suceden asuntos negativos, así como si debe construir "el muro". La madre le responde que ella velará por él y que le ayudará a construir el muro. Líricamente este disco presume de tener joyas. Instrumentalmente, otro temazo. Buena guitarra acústica y gran solo de Gilmour. Otra de las grande del disco. 

Mother do you think theyll drop the bomb?
Mother do you think theyll like this song?
Mother do you think theyll try to break my balls?
Mother should i build the wall? 

La guerra vuelve a ser la temática principal en la elegante "Goodbye Blue Sky", que podría tener mucha relación con el Blitz, el bombardeo por excelencia que los Nazis lanzaron contra Gran Bretaña.

"¿Viste a la gente atemorizada?
¿Oíste caer las bombas?
Las llamas se extinguieron hace mucho
pero el dolor perdura"

"Empty Spaces" es un nuevo pasaje instrumental donde Gilmour vuelve a poner toda la carne sobre el asador. Los teclados de Wright serán grandes compañeros de viaje para el guitarrista británico. Se conecta casi sin darnos cuenta con "Young Lust", donde Pink ya ha crecido y es una estrella del Rock. Como tal comienza a vivir excesos en lo que se refiere al sexo. Las groupies entran y salen de su habitación. Mientras tanto, Pink lleva meses sin ver a su esposa. El final de la canción es un diálogo entre Pink y la operadora telefónica. Nuestro protagonista descubre que su pareja le ha puesto los cuernos con otro amante y ahí comienza su destrucción mental.  Tema muy cañero, con un gran Waters a la voz y con Gilmour que sigue en su línea de hacer grandes solos.

"Ooooh, i need a dirty woman.
ooooh, i need a dirty girl
."

"One of my Turns" supone el inicio de la degeneración. Pink tiene una groupie en su habitación hasta que termina explotando y destruye su habitación. La chica asustada huye de la habitación como puede mientras Pink delira. Un tema donde abundan los teclados. 

"Día tras día el amor se vuelve gris
como la piel de un moribundo
noche tras noche,
fingimos que todo está bien
pero me he hecho más viejo y
tú te has hecho más fría y
ya nada es muy divertido."

"Don`t Leave Me Now" es de los momentos más inquietantes del disco. Pink no puede asumir la traición de su mujer. Muestra su dolor por haberla perdido. El instrumental oscuro da muy mal rollo.

"Ooooo Babe
Don't leave me now
Don't say it's the end of the road"

"Another Brick in the Wall Part 3" vuelve a la carga.
Es mucho más breve que las anteriores, pero sigue con el mismo sonido.  El muro está casi terminado. El engaño de su mujer ha sido definitivo para que Pink opte por el aislamiento definitivo del mundo. Las personas en su vida son "solo ladrillos del muro".

"Goodbye Cruel World" es un cierre dramático para el primer disco. Pink se ha alejado del mundo. Está aislado mentalmente del exterior y no siente necesidad de tirarlo abajo. Una canción triste y corta pero buena e importante para la trama.












El segundo disco abre con los emotivos acordes de "Hey You". Uno de los cortes más extensos del álbum, y eso que solo dura 4 minutos. Pink habla con el muro, con el exterior. Uno de los grandes temas del disco, con la esencia de Pink Floyd en la que un sobresaliente solo aparece entre una percusión perfecta de Nick Mason y los teclados de Wright.

Los temas "Is there anybody out there?", "Nobody Home", "Vera" y "Bring the boys Back Home", describen la vida dentro del muro por parte de Pink, solo, con algunos objetos materiales y sus extrañas divagaciones donde aguarda el regreso de su mujer y algunos elementos de lo más extraños.

"Tengo una bolsa con un cepillo de dientes
y un peine dentro
cuando soy un buen perro, algunas veces,
me echan un hueso dentro
tengo gomas elásticas
sujetándome los zapatos
tengo tristeza por esas manos hinchadas
tengo trece canales de mierda
para escoger en el televisor" 

Es hora de la canción del disco junto a la segunda parte de ABITW. "Comfortably Numb" es una de las canciones más reconocidas de Pink Floyd, y no es para menos. Todo es perfecto. La voz dubitativa de Waters que pregunta si hay alguien fuera del muro y la inesperada aparición de Gilmour a la voz, que canta a las mil maravillas. Pero, la clave llega cuando Gilmour decide obsequiarnos con no uno, sino dos solos de guitarra, los cuales son considerados dos de los más grandes de la historia. ¡Qué sonido más limpio! Es una canción perfecta. Sobre la letra, se nos relata la aventura de Pink con las drogas, quien al consumirlas se queda "plácidamente paralizado". Pink Floyd fueron y son Dioses de la música por cosas así.

Tras este momento tan dulce llega la breve "The Show Must Go On", en la que Pink decide que debe seguir como estrella del Rock. Un breve pasaje bastante agradable donde me gustaría destacar los arreglos de batería de Mason.

"Will I remember the songs? The show must go on.."

Igual que al inicio del disco, suena "In The Flesh". Esta vez la letra cambia, encontrándonos con un Pink en plena alucinación por drogas, donde se cree un dictador fascista que está hablando ante su gran audiencia, cuando en realidad está en pleno concierto ante sus fans.
"Run Like Hell", que guarda ciertas semejanzas con "Another Brick in the Wall" en los Riffs iniciales. Un tema movido, con esa garra de los Pink Floyds más aguerridos. La temática sigue centrándose en las alucinaciones del joven Pink.



Pink llega a su peor momento con "Waiting for the Worms", donde se plantea desaparecer del mundo para siempre, dejar que su muro le consuma...afortunadamente en "Stop " Pink recapacita y empieza a desear dejar a un lado sus miedos, la droga y la vida de estrella. Un corte breve, con un gran piano que nos avisa de que todo ha cambiado

La teatralidad al más puro estilo de un musical llega con "The Trial". Pink vive en su mente un juicio en el que es juzgado por su madre, sus profesores, su ex-mujer y él mismo. El juez, pese a que le hubiera gustado condenar a Pink por sus malos actos con su pareja, llega a la conclusión de que fue un valiente por enfrentarse y descubrir sus miedos, por lo que decide tirar el muro que en su mente había construido para aislarse. ¡Temazo!

El muro cae y cierra la obra "Outside the Wall", con el mismo sonido que se escuchaba al inicio del disco. Waters manda un mensaje positivo para finalizar, hablando de que fuera del muro se encuentran personas que te quieren y te respetan.

Así finaliza esta obra maestra. Es una historia rara, todo sea dicho, pero la imaginación de Roger Waters merece todo tipo de elogios. La crítica que hace a diferentes aspectos de la sociedad está muy presente (Pink Floyd siempre supo hacer canciones protesta). Por cosas así es obligatorio quitarse el sombrero ante toda la banda.

Solo 3 años más tarde, Alan Parker dirigiría una peli basada en esta obra, siendo ésta escrita por el propio Waters. El actor que interpretaría a Pink fue  Bob Geldof de The Boomtown Rats. Además, Waters se marcharía a los pocos años de la banda, fruto de nuevas peleas que os contaré en otro artículo. 

¿Triunfó el disco? Lo raro hubiera sido que no lo hiciera. En enero de 1980 alcanzó el número 1 en las listas americanas permaneciendo ahí durante 15 semanas.  Estuvo en el Top 40 de las listas durante 35 semanas y en el Top 200 durante 72.  Además fue disco de Platino . Curiosamente llegó al número 1 en ventas en casi todos los países del mundo, pero no en su Reino Unido natal. Solo en Estados Unidos ha vendido 12 millones de copias. 

¡A sus pies señores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist