sábado, 20 de mayo de 2017

Soundgarden - Louder Than Love (1989)

Calificación:
Jueves 18 de mayo

Estaba tomándome un café a media mañana para cargar las pilas y poder continuar con todo el trabajo del Blog, cuando me da por abrir el Twitter de esta web y aparecen varios mensajes de Jimmy Page, Joe Perry, Glenn Hughes o Black Sabbath poniendo fotos con Chris Cornell, cantante de Soundgarden. En un primer momento me planteé que era su cumpleaños, pero no lo tenía apuntado en el listado de efemérides. La tristeza me invadió cuando recibo un mensaje de mi amigo Fede de Dosis Metalera y me dice que Cornell amaneció muerto en la habitación de un hotel.

No voy a engañar a nadie. No voy a escribir una reseña contando mentiras sobre mi fanatismo por este vocalista. No fui nunca el mayor fan de Soundgarden, ni de Audioslave, ni de The Temple Of The Dog, pero sí que siempre sentí un gran respeto por la discografía de estas tres bandas en las que Cornell militó. Me encanta el Grunge, no tanto como el Heavy o el Hard-Rock , pero bandas como Pearl Jam, Alice In Chains, Nirvana y, por supuesto, Soundgarden siempre han ocupado un espacio (o varios mejor dicho) en mis listas de reproducción.

La muerte o, hablando con sinceridad, el suicidio de Chris Cornell fue un gran impacto para todos (me incluyo en este grupo) los que hemos sentido amor y cercanía con el Grunge y con sus cuatro pioneros. Es muy deprimente saber que tres de los cuatro líderes (Kurt Cobain, Layne Staley y Chris Cornell) , solo se escapa Eddie Vedder (¡y que dure mucho tiempo más!), hayan fallecido, además, de una manera tan dolorosa como es el suicidio. Estos cuatro héroes, si los sumabas, conformaban un ser perfecto: la rebeldía de Vedder, el misticismo de Kurt Cobain, la sensibilidad de Cornell y la chulería de Layne...¡vaya combinación!

Ese mismo día, por la tarde, acordé con mi amigo Fede reseñar nuestro álbum preferido de Soundgarden, el "Badmotorfinger", para publicarlo en un par de semanas (¡estén atentos!), pero yo me adelantado un poquito y os traigo a continuación un análisis humilde del debut de la banda,  "Louder Than Love"  que ha salido desde el cariño y la admiración a Soundgarden y a Cornell. Esta reseña ha sido escrita el día después de su fallecimiento, viernes 19 de mayo.

Corría el año 1989. Tras haber debutado un año antes de manera independiente con "Ultramega OK", un disco caracterizado por su sonido crudo y, en ocasiones, melódico, la banda de Seattle (¡cómo no!) firmó por A&M Records, con quienes entraron rápidamente al estudio para grabar "Louder Than Love", que saldría poco tiempo después, regalándonos una buena colección de canciones, mezclando diversas influencias de las que se habían nutrido hasta aquel momento (Doom, Punk, Hard-Rock,...).

La producción del LP es buena, muy propia de un álbum de Grunge, y, además, mucho mejor que la del primer álbum, que sonaba bastante cutre en este aspecto. Este logro fue obra del mismísimo Terry Date, uno de los personajes fundamentales en el desarrollo de este subgénero musical.

La combinación de Cornell, de una escuela más clásica dentro del Rock, con claras influencias de Blues también, se mezcla con el Metal de Thayil, quien bebió más de influencias de Sabbath y del Punk, crearon algo nuevo. Y es que muy probablemente, Soundgarden pudieron ser los pioneros del Grunge, aunque no se les etiquetó en este género hasta que sus compatriotas de Nirvana obtuvieron el éxito mundial con "Nevermind", considerando todo lo que sonaba similar a Cobain y compañía como Grunge.

No me quiero detener mucho más en estos detalles previos, porque tengo muchas ganas de empezar a desgranar cada tema del disco. Quiero aclarar, únicamente, que este no es para mí el mejor que lanzaron los de Seattle, pero no por ello voy a dejar de ponerle una nota alta ;)

Ugly Truth:  Siempre me ponen nervioso, a la vez que atento, los sólidos y pausados baquetazos con los que abre el álbum. No tardarán en introducirse los primeros Riff "sabbathianos" del álbum, que bien podían haber sido tocados por Tony Iommi. Pasan unos segundos y Cornell agarra el micrófono para sacar a relucir su chorro de voz. Si combináramos a Black Sabbath con algunas canciones de Led Zeppelin, el resultado sería algo similar a esto. 
¡VAYA INICIO! 

Hands All Over: Segundo balazo, sin tiempo para recuperarnos de la herida causada por el primero. Una canción con uno sonido muy similar a Pearl Jam, salvando las diferencias que existen entre ambas bandas. Gran trabajo de todo el conjunto, especialmente de Cornell y su potencia vocal, asimilándose mucho en ocasiones a Robert Plant, una reconocida influencia para él. No es de mis preferidas del LP, tal vez se alargue algo más de la cuenta, pero cuando la canción es buena da igual que dure 6 minutos ;)

Gun: ¿Seguro que Iommi no se coló en el estudio para grabar la guitarra? Es escuchar esos Riffs tan cercanos al Doom y no parar de pensar en la carátula del "Vol.4" o en el "Master of Reality". Al menos esa es mi impresión al principio, porque poco a poco la canción va ir acelerando su tempo hasta convertirse en una endiablada composición, de las mejores de todo el trabajo. La locura estalla  en el minuto 2:43 cuando la canción se convierte en un amplio instrumental metalero con uno de los grandes solos de Thayil. La guinda de este enorme pastel lo ponen los gritos de Cornell a los 4 minutos de tema. INCREÍBLE.

Power Trip: Turno de mi preferida de todo el álbum. El Blues de Cornell terminó por imponerse en una de las composiciones, aunque fuera bajo un trasfondo Metalero. Sobre una sólida base de batería y, especialmente, de bajo (¡enorme Yamamoto!) se mueven Thayil, con unos punteos oscuros, pero sugerentes, y el superdotado Cornell, que tira de un registro que fusiona el Blues, el Soul y el Metal (¡VAYA INTERPRETACIÓN!).

Get On The Snake:  La canción más Hard-Rockera de todo "Louder And Love". Una canción que tiene la marcha de Led Zeppelin, con un apoteósico Cornell, que brilla sobre todo el conjunto. No es una composición que brille por la técnica de sus músicos, sino más bien por el titánico resultado de unir cada individualidad, formando un gigante pegadizo.

Full on Kevin’s Mom: ¡Pelos de punta! Si piensas que Soudngarden eran solo Grunge, se te viene encima una buena dosis de Speed Metal y Punk para tu oído. Adrenalina en estado puro para tu vena. No esperes una composición compleja, el Punk no entiende de eso, pero sí de ponernos patas arriba y hacernos mover la cabeza hasta perder el sentido del equilibrio.

Loud Love: Lo bueno de tener en tu banda a un personaje tan carismático y único como cantante es que puedes componer canciones sencillas instrumentalmente para que este se encargue de transformar la aparente sencillez en algo valioso e increíble. Si bien es cierto que es un corte muy lineal (no esperes una aceleración inesperada), es increíblemente potente y llevadero.  

I Awake: Amig@s míos, la que se nos viene encima. La introducción de blues depresivo nos conduce directamente a un grito estremecedor de Chris y el inicio de una canción 100% doom. Aquí no podemos hablar de una canción "facilona", sino de algo muy complejo. La pesadez instrumental, posteriormente transformada en una sublime sección más ambiental (¡mucha atención al bajo!), acompaña a un dramático Cornell que, como explica la letra, hace referencia al dolor que un enamorado sufre al romper con su pareja y ver que ella se encuentra genial.

No Wrong No Right: No todo podía ser perfecto. Tal vez esta sea la canción más floja del disco. Mantiene la esencia Doom, con un parecido más que reconocible con Sabbath, pero que no engancha tanto como otras del disco, y es que tiene algunos aspectos que pueden resaltarse, como los continuos cambios de registro con los que juega Chris.

Uncovered: Curiosa composición. Ni mucho menos es la mejor del disco, pero su atmósfera Hardrockera, combinada con algunos matices más propios del Funk y del Blues, hacen de "Uncovered" una canción de necesaria escucha.  

Big Dumb Sex: Volvemos a toparnos con el lado más zeppeliano de los de Seattle. Mucha vitalidad, con unas guitarras gemelas muy sugerentes y la voz de Cornell grabada en dos tonos diferentes (grave y agudo) que nos terminarán conduciendo progresivamente hasta un estribillo tan bueno como divertido, y algo erótico (I'm gonna fuck fuck fuck fuck you!). La letra, a modo de broma, juega con el concepto que se ha tenido siempre sobre el Rockstar y la idea del "Sexo, Drogas y Rock And Roll", que tanto se ha asignado con estas figuras.

Full on (Reprise): Terminamos nuestro viaje de manera instrumental.  Menos de dos minutos de puro derroche de magia y elegancia, con claros añadidos psicodélicos, donde el mismo Cornell empuña también una guitarra como acompañamiento de Thayil. Una nueva demostración del potencial que estos americanos tenían, y que pronto terminarían de explotar con la llegada de álbumes que, sin quitarle mérito a este "Louder Than Love", serían algo superiores en cuestiones de calidad. No obstante, el segundo álbum de Soundgarden se merece un 9,5.

Tristemente, muchas personas empezarán a valorar al bueno de Cornell ahora que ha muerto y su nombre figura en las noticias. Afortunadamente, disfruté de su música cuando estaba vivo y se había ganado, ya desde aquel entonces, el título de "leyenda" que parece que se  le ha impuesto ahora que no vive. El mundo, antes o después, se dará cuenta de esta enorme pérdida...


¡Va por ti Chris!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist