sábado, 22 de octubre de 2016

The Pretty Reckless - Who You Selling For (2016)

Calificación:
¡Uno de los discos del año!

Nunca me esperé tanto de este nuevo trabajo de The Pretty Reckless. Sus dos primeros álbumes ya habían demostrado la calidad de este impresionante cuarteto, especialmente su memorable debut "Light Me Up". Ante todo pronóstico, este "Who You Selling For" se ha convertido en el mejor álbum de la banda de lejos. Las claves de este álbum son:

- Temas muy variados que mezclan Rock Duro con Blues
- No hay relleno. Solo un tema merece una nota baja.
- Lo más importante: la banda se desmelena y rinde un merecido homenaje a algunos de los artistas que han influido a lo largo de su carrera. Veremos claras referencias a los Rolling Stones, Led Zeppelin, Mötorhead, Nirvana o The Who, entre otros.

Desde que iniciamos este Blog comenzamos a publicitar a esta banda como una de "las mejores que existen en la actualidad" y creo que este lanzamiento nos ha dado la razón. 

No perdemos más tiempo... ¡Hablemos de música!

The Walls Are Closing In/ Hangman (9,5): Un precioso, y sorpresivo, piano abre el disco ante todo pronóstico. Es imposible no pensar en Queen al escuchar los primeros segundos de este trabajo. Preciosa introducción que da paso rápidamente a "Hangman" que cuenta con una voz distorsionada de Taylor bastante buena. El Riff principal tiene cierto sabor a "Love Buzz" de Nirvana, pero pronto tendrá identidad propia. Los punteos de guitarra que hace Ben Phillips, que tiene una distorsión al más puro estilo Kirk Hammett, terminan de convencer al oyente.  Apetitosa carta de presentación.

Oh My God (10): Una cruda guitarra amenaza  da paso rápido a uno de los mejores temas del disco con gran diferencia. Imposible no pensar en Mötorhead o Nirvana al escuchar cada segundo de este corte. Dos bandas que han influido claramente en este impresionante cuarteto. Velocidad  al más puro Speed Metal para los versos y un estribillo más Grunge donde podríamos imaginarnos a Kurt Cobain escupiendo cada frase. 3 minutos y 25 segundos de gloria.

Take Me Down (10): El primer single del disco. Otra clara influencia la encontraremos en este tema. El guiño que Taylor Momsen y sus secuaces hacen a los Rolling Stones y su legendaria "Sympathy For The Devil" es demasiado descarado. Digo descarado no como algo negativo, todo lo contrario, es un guiño sobresaliente. La forma de cantar de Taylor y esa percusión que añade Jamie es 100% stoniana. Hasta el solo de guitarra de Ben podía haber sido firmado por Keith Richards. Lo gracioso, y que termina de probar este tributo a las leyendas británicas, es la repetición constante de la frase "Sing with the Devil" que nos recuerda mucho al título del tema de los Rolling mencionado arriba.  Otro de los temas más fuertes del disco por merecimiento propio.  

Prisoners (10): Un tema con reminiscencias de Blues-Funk al más puro estilo Deep Purple en la etapa de Coverdale y Glenn Hughes. Sobresaliente Taylor, que vuelve a lucirse con el micro. Una diva del Rock moderno con todas las de la ley. El bajo de Mark Damon no se queda atrás, teniendo una presencia constante, como buen tema "funky" con toques de Blues.

Wild City (10): Lo que me ha sorprendido por completo de este disco, tras escuchar los 5 primeros temas es el exagerado guiño que hacen los músicos al Rock clásico. Una introducción instrumental eléctrica se frena rápidamente para dejarnos a solas con la batería de Jamie y la juguetona guitarra de Ben, que hace punteos sencillos que reviven al mismísimo Hendrix (salvando las diferencias, claro). Instrumentalmente está trabajadísima, todo suena increíble y Taylor.....madre mía. Superada la mitad del corte, se inicia una parte instrumental que tiene una base Blues pero un solo de guitarra realmente Heavy.

Back To The River (10): Las revoluciones no bajan y la calidad absolutamente nada. La inicial guitarra acústica "Back to the River" parece avisarnos de que se avecina una balada...nada más lejos de la realidad. El tributo a The Who y, por ejemplo, su "Join Together" es de nuevo una maravilla. Un tema cañero y divertido como los que firmaron en los 60 y 70 Roger Daltrey, Pete Townshend, Keith Moon y John Entwistle. Sencilla y sorpresiva.

Who You Selling For (9,5): Ahora sí que es turno de cambiar un poco el frenético ritmo del disco. Melódica y elegante es  esta canción que da nombre al disco. Este tipo de canciones permiten a Taylor desenvolverse sin ningún problema por el corte.

Bedroom Window (10): Otro tema suave, más incluso que el anterior, y breve (2 minutos) es "Bedroom Window. Una guitarra acústica preciosa y la señorita Momsen que sigue en su línea de dejarnos con la boca abierta. Me recuerda a la maravillosa "Going to California" de Led Zeppelin. Si te nutres del sonido de monstruos de la música como los Stones, "Zepp" o Mötorhead es normal que nazcan discos así de buenos. Ojalá más bandas resucitaran las bases que  músicos como los que hemos ido mencionando crearon hace ya unas décadas.

Living In The Storm (9,2): Se acabó la tranquilidad. La caña que impone "Living In The Storm" no decepcionará a nadie. Bastante fiel al estilo que ha desarrollado la banda durante estos  casi 10 años de existencia. Muy recomendable de escuchar....engancha desde la primera escucha. 
    
Already Dead (10): Hora de otro tema que nos ha enamorado. Y ahora sí que sí, la influencia de Led Zeppelin sale a la luz sin ningún tipo de duda. Más concretamente, el ADN de "Since I`ve Been Loving You" está presente en esta "Already Dead". Me quedo con la de Zeppelin por causas más que obvias, es una de las mejores baladas de la historia. Eso no quita para rendirse ante esta creación de estos 4 jóvenes neoyorkinos La forma de tocar batería de Jamie en este corte me recuerda mucho a la de John Bonham (guardando las distancias de nuevo) en aquel tema. La forma de cantar de Taylor, no el tono, también me trae a la mente la forma en la que Robert Plant grabó aquel temazo en 1970. El solo de Ben vuelve a ponerme los pelos de punta, aunque quiero destacar la guitarra acústica que lo acompaña en la sección rítmica. Baladón de los buenos.

The Devil`s Back (10): Un tema complejo. Puede que a muchos pueda llegar a aburrir porque no tiene grandes cambios de ritmo  y por su extensa duración, no es mi caso. La suavidad del tema me convenció desde el segundo 1. Taylor canta relajada en todo momento. Sin embargo, para mí el momento del disco llega a partir del 2:43 donde se crea una atmósfera más cercana a los pasajes instrumentales de los mismísimos Pink Floyd. Es innegable el parecido que tiene el sonido de la guitarra de Ben en su explosivo y extenso solo (más de 4 minutos)con el del maestro David Gilmour, uno de mis guitarristas preferidos. Es uno de los momentos más relajantes y hermosos del disco.

Mad Love (7): ¿Soy yo el único que escucha "Lucy In The Sky With Diamonds" durante los 5 primeros segundos? Curiosamente es el peor tema del disco con diferencia. No es un tema malo, pero me parece poco atractivo en comparación con el resto del disco. Una pena que no hayan de una manera más espectacular. Aún así, nuestra sorpresa, emoción  y notaza no se la quita nadie.  
La media del disco sería un inesperado 9,6. Nos apena que el último tema haya bajado la nota un poco, así que le ponemos las 5 estrellas al disco, aunque no olvidamos que ese "Mad Love" sobra en este espectacular álbum.  Felicitamos con mucha emoción a este conjunto que se ha superado por completo.


D-I-S-C-A-Z-O

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist