viernes, 7 de octubre de 2016

Rolling Stones - Let It Bleed (1969)

Calificación:
"This record should be played loud"

Con esta inscripción, que se encuentra en el libreto del disco que reseñamos en esta entrada, los Rolling Stones preparaban a los fans para adentrarse en uno de sus mayores obras. "Let It Bleed" es un trabajo que todo fan del Rock clásico debe escuchar alguna vez en su vida.

Tras haber publicado "Beggas Banquet", otro de sus discos predilectos, los Rolling descubrieron que la fusión Rock-Blues-Country que habían plasmado en ese trabajo había sido un éxito y que era el camino que debían seguir. El "Their Satanic Majesties Request" no terminó  de convencer a la audiencia. Su sonido más cercano a la psicodelia no gustó lo suficiente, provocando ese comentado cambio de sonido, que definió el posterior estilo de los británicos.

Este fue el segundo disco producido por Jimmy Miller y el primero de Mick Taylor, ex guitarrista de John Mayall, quien tocará únicamente en dos temas (Country Honk y Live With Me). Además, este sería el último disco de Brian Jones, quien solo participa en dos temas: You Got the Silver, donde toca la cítara, y Midnight Rambler, donde se encarga de la percusión.   Tristemente, Jones 
moriría poco tiempo después, entrando en el afamado Club de los 27.

El álbum cuenta con las colaboraciones del “sexto Stone” Ian Stewart al piano y Nicky Hopkins al órgano. Dos personajes que merecen una mención debido a su gran labor en este plástico.

La portada, diseñada por Robert Brownjohn, se convertiría rápidamente en una de las imágenes más famosas y reconocibles en la carrera de los Stones. Una extraña tarta compuesta por una serie de objetos de lo más curiosos y encabezada por unos muñequitos que representan a los miembros de la banda. Delante, un vinilo de los Rolling se reproduce. A esta peculiar estampa se le une el título elegido por la banda. Una parodia bastante ingeniosa al "Let It Be" de los Beatles. 

No hay mejor introducción para este disco que "Gimme Shelter", uno de los mejores temas que han firmado estos  titanes de la música. Un trallazo histórico donde Jagger canta con mucha rabia la letra que el gran Keith Richards escribió. Un tema crudo, con unos punteos constantes que demuestran por qué el bueno de Mr. Richards es un icono de la guitarra. El apoyo vocal que hace Merry Clayton en los coros termina de convertirlo en un tema abrumador. El solo de Keith, breve pero directo, me pone siempre los pelos de punta. La letra tiene dos interpretaciones diferentes:

- La más común, y popular, que se ha hecho tiene como punto de partida la Guerra de Vietnam (uno de los sucesos que más letras ha inspirado en el Rock). La letra hablaría sobre la búsqueda de un refugio (Shelter) para sobrevivir a un mundo revuelto donde las guerras raciales, bélicas e ideológicas están " a un disparo de distancia".

- Según el propio Keith en su biografía el tema se lo dedicó a Mick, con quien andaba peleado por aquellos tiempos. Al parecer, es un toque de atención a Jagger, quien comenzaba a distanciarse de la banda por culpa de la fama, el lujo y los excesos. 

Tras este glorioso inicio llega un cover del "Love In Vain" del legendario bluesman Robert Johnson. Un corte pausado y reflexivo que suena realmente precioso. El country-blues que comenzaron a desarrollar en esta década fue realmente bueno. 2 maravillas seguidas.

"Country Honk" sigue con el sonido Folk del anterior tema. Una versión bastante elegante y diferente del "Honky Tonk Women" que tanta fama les brindó (no puede faltar en todas las presentaciones en vivo de los Stones. La inclusión del violín fue completamente acertada, convirtiéndose en el amo y señor del corte, sin menospreciar a Jagger y compañía.  

El juguetón bajo de Bill Wyman inicia "Live With Me". Un auténtico temazo que tiene el ADN de los Stones. Cada instrumento tiene una presencia fundamental. Nicky Hopkins aporta momentos muy interesantes en el piano, aunque es Bobby Keys quien domina con su saxofón. No puedo dejar de escuchar esta maravilla cada vez que pongo el disco en mi reproductor.

La homónima "Let It Bleed" es otro tema que enamora desde la primera escucha. El piano, casi más cercano a una pianola por el sonido, combina a la perfección con la sucesión de acordes y punteos de Keith y la emotividad con la que canta cada verso el señor Jagger. Otro tema que agranda, aún más, este trabajo.

Hora de uno de los platos fuertes del disco. "Midnight Rambler" es una piedra preciosa dentro de la discografía "stoniana". Un elegante tributo a todos esos artistas que inspiraron a estas leyendas en sus inicios. Un Blues-Rock de la mejor calidad posible (no le falta nada). En directo, aunque parezca mentira, suena incluso mejor, con improvisaciones de Keith y Ronnie en las guitarras y con Mick brincando por todo el escenario. Los cambios de ritmo son una gozada. No sabes por dónde te va a salir la banda. A veces la batería de Watts se vuelve loca, a veces la armónica de Jagger frena la acción...todo es magia y fruto del azar (o tal vez del arte de estos tíos).

Otro momentazo del disco, y, personalmente, como amante del Blues que soy, uno de mis temas preferidos de la banda es "You Got The Silver". Keith Richards se atreve a cantar este breve tema bluesero con esa rebeldía tan característica. Siempre me ha parecido que este peculiar personaje tiene una voz bastante interesante. La composición es sencilla, sin muchos quebraderos de cabeza, pero engancha como si de un gran clásico se tratara.

El penúltimo tema es "Monkey Man". Esa introducción siniestra, con un piano bastante tenebroso da paso a un Jagger sobresaliente (matrícula de honor), quien escupe con rabia cada verso y estribillo. Keith hace una labor asombrosa con la guitarra, incluyendo algunos punteos juguetones y adictivos. La parte instrumental intermedia, que cuenta con una nueva aparición del piano de Nicky Hopkins. Un temazo que pudo inspirar a bandas como Aerosmith. Me imagino a Steven Tyler cantando como loco junto a Perry. Los Stones crearon escuela, eso seguro.     

Llegamos al final de este memorable viaje con "You Can`t Always Get What You Want". Me imagino la cara de sorpresa que a los fans de los Rolling se les tuvo que quedar al escuchar al coro de niños que introduce el disco. La letra es un ajuste de cuentas  de Jagger  con su expareja Marianne Faithfull, con quien mantuvo una relación bastante conflictiva. El estribillo se grabará rápidamente en tu mente (terminarás cantando junto a Mick...créeme). 7 minutos que saben a poco. Pese al mensaje de la letra, el sonido es muy animado y hasta optimista. El Rock se une con el gospel para deleitarnos un cierre cinco estrellas para un álbum para el que no existen suficientes elogios.

Nadie puede dudar de la aportación musical y cultural de los Rolling Stones. Más allá del Rock, el desparpajo, el estilo y la rebeldía que ellos predicaron, y siguen predicando,  ha influido en artistas, por ejemplo, del Pop. Le debemos mucho a los Stones.


Let It Bleed, tienes mis 5 estrellas y mis respetos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestra Playlist